El chip de alas salvajes es la ‘estructura de vuelo más pequeña hecha por el hombre’

Microflyer con escarabajo para dar volumen.

Northwestern University

Está lloviendo patatas fritas, aleluya. Un día, podrían flotar suavemente en el aire mientras recopilan datos ambientales, aterrizar en el suelo y luego derretirse cuando terminen su trabajo. Este es el futuro que un equipo de ingenieros ve para lo que ellos llaman “microfiladores”, diminutos microchips alados con diseños inspirados en la naturaleza.

Northwestern University describió los valores exactos como “La estructura voladora más pequeña jamás creada por el hombre” en un comunicado emitido el miércoles. Los copos son del tamaño de un grano de arena y son transportados por el viento, como las semillas de un arce giratorio.

“Nuestro objetivo era agregar el vuelo alado a los sistemas electrónicos de pequeña escala, con la idea de que estas capacidades nos permitirían distribuir dispositivos electrónicos de detección ambiental en miniatura de alto rendimiento para el control de la contaminación, el control de la población o el seguimiento de enfermedades”, dijo. John Rogers, coautor de Artículo de investigación sobre microfilms publicado en la revista Nature esta semana.

El video de Northwestern sobre los microchips enfatiza lo pequeños que son y muestra cómo están construidos y cómo se ven cuando vuelan.

El diseño alado en forma de abanico de los copos significa que caen lentamente y pueden montar en el viento. Esto les da mucho tiempo para recopilar datos en el camino hacia abajo. El equipo dijo que podrían equiparse con sensores en miniatura, antenas e incluso almacenamiento de datos.

La naturaleza ha demostrado ser una inspiración para todo tipo de proyectos de ingeniería en los últimos años, desde Atrapasueños con forma de pulpo a mi Drones cigarra. Los ingenieros desarrollaron el diseño de valor exacto al estudiar cómo se desempeñan las semillas dispersadas por el viento. La planta de tristellateia y sus semillas en forma de estrella resultaron ser un buen modelo para dispositivos electrónicos.

Esta microvellosidad está equipada con una antena en espiral y sensores UV.

Northwestern University

“Creemos que ganamos a la naturaleza”, dijo Rogers. “Al menos en el sentido estricto, hemos podido construir estructuras que caen con trayectorias más estables y con velocidades terminales más lentas que las semillas equivalentes que verías en plantas o árboles”.

Rogers y su equipo están trabajando en microfiltros hechos de materiales solubles en agua, proporcionando una elegante solución al problema de la limpieza de la basura electrónica.

Quizás es hora de que Bette Midler revise su exitoso sencillo con “The Wind Under My Chips” en honor a esta nueva innovación.

READ  Rick Hoyt anuncia su retiro del maratón de Boston citando su salud

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *