La postura de los eurodiputados de Fianna Fail contra von der Leyen puede funcionar en contra de McGrath – Irish Times

El presidente ucraniano, Volodymyr Zelensky, entró y salió de Bruselas para asistir a una cumbre de líderes de la Unión Europea el jueves, agradeciendo a los estados miembros por su apoyo y exigiendo más ayuda militar. A raíz de esto, los líderes de la UE ya no discuten tanto sobre la cuestión de vida o muerte de la ayuda a Ucrania, sino más bien sobre el juego favorito de la UE: ¿quién obtiene los puestos más altos?

Una vez cada cinco años, Bruselas se ve envuelta en especulaciones sobre quién asumirá qué papel. Huelga decir que los ciudadanos europeos están mucho menos preocupados por esto que las clases políticas. En el interior, el ex ministro de Finanzas Michael McGrath observa todo atentamente.

Se espera que los líderes de la UE negocien hasta altas horas de la noche los nombramientos para dirigir las principales instituciones del bloque (la Comisión Europea, el Consejo Europeo, el Parlamento Europeo y el Servicio Exterior) durante los próximos cinco años. A principios de esta semana se llegó a un acuerdo y Ursula von der Leyen obtuvo otro mandato como presidenta de la comisión, el más poderoso de los puestos.

Pero la primera ministra italiana, Giorgia Meloni, se equivocó y entró en acción, protestando por la división entre el Partido Popular Europeo de centroderecha (al que pertenece Fine Gael) y el centrista Grupo de Renovación (al que pertenece Fianna Fáil). Los socialdemócratas de centro izquierda excluyeron tanto a Italia como a su coalición de derecha, que logró avances significativos en las recientes elecciones. Los líderes de la UE intentaban apresuradamente calmar a Meloni con palabras tranquilizadoras cuando entraron a la cumbre.

READ  Qué carreras tener en cuenta

Si se llega a un acuerdo, o similar, la atención se desplazará al Parlamento Europeo, que tendrá que votar sobre la nominación de von der Leyen en las próximas semanas. Esto inevitablemente atraerá la atención sobre los cuatro eurodiputados del Fianna Fáil –Billy Kelleher, Barry Andrews, Barry Cowan y Cynthia Ni Murchow– quienes han dicho que no la apoyarían pero que pertenecerían a un partido en el gobierno que la apoya. Nadie respondió a los mensajes el jueves por la noche.

La postura adoptada por los eurodiputados (todos los cuales declararon que no la apoyarían durante la reciente campaña electoral, lo que refleja su impopularidad en Irlanda debido a su abierto apoyo a Israel) ya ha sido causa de cierto descontento entre los miembros de Fianna Failers en Dublín. «Ah, pero es una votación secreta», dijo una fuente. Pero la idea de que los eurodiputados puedan oponerse en público y apoyarlo en privado parece descabellada, incluso para los estándares de los trasfondos y los acuerdos paralelos que inevitablemente rigen las negociaciones en la UE.

Por ahora, von der Leyen está en la posición de suplicante, buscando la aprobación de los jefes de gobierno y luego los votos de los eurodiputados. Pero si obtiene la aprobación de ambos organismos, como se espera, las cosas cambiarán. Los gobiernos se convertirán en suplicantes de su corte, buscando carteras ministeriales influyentes para sus candidatos.

Aquí es donde hay algunos puntos conflictivos para el gobierno irlandés. Taoiseach Simon Harris confirmó el jueves que no nominaría (como se esperaba de von der Leyen) a una mujer como McGrath. Sumado a la falta de apoyo de los eurodiputados del Fianna Fáil en unas elecciones reñidas, es posible que Von der Leyen no coloque a Irlanda en lo más alto de su lista de nombramientos de comisiones preferenciales. McGrath podría afrontar una batalla cuesta arriba para conseguir su gran puesto en Bruselas.

READ  10 days quarantine awaits SA squad Münster

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *