Las ballenas jorobadas se sintieron menos estresadas durante la pandemia

La vida bajo el mar está llena de placeres sencillos, alejados del ajetreo y el bullicio de la vida humana. En medio de las presiones de la pandemia de COVID-19, ¿quién hubiera pensado que los cierres tendrían beneficios para las ballenas jorobadas?

equipo de Universidad de QueenslandUn equipo de investigación dirigido por el curioso Dr. Jake Lynskey ha hecho un descubrimiento sorprendente: el efecto calmante sobre las ballenas jorobadas migratorias frente a la costa este de Australia.

El Dr. Lynskey, parte de la Escuela de Ecología de la Universidad de Queensland, ha estado estudiando la salud de esta especie. Estación de investigación de la bahía MoretonCuando no está encerrado en un laboratorio, sale tomando fotografías con drones y recolectando muestras de grasa para medir la salud de estos cetáceos de vida libre.

“Verificar” las ballenas

Con su notable recuperación de la caza histórica de ballenas, la salud de estas ballenas jorobadas australianas se ha convertido en un tema de gran interés. El equipo estaba interesado en utilizar herramientas avanzadas para verificar su seguridad.

«Utilizamos imágenes de drones y muestras de grasa para evaluar la salud de las ballenas jorobadas del este de Australia en las aguas de Mingeribah (isla North Stradbroke) durante su migración en 2020 y 2021», dijo el Dr. Lynskey.

«Esta población ha logrado una de las recuperaciones más exitosas de la caza histórica de ballenas, por lo que queríamos utilizar las últimas herramientas a nuestra disposición para controlar su salud».

Descifrando los niveles de estrés en las ballenas jorobadas

«También utilizamos pequeñas embarcaciones para acercarnos a las ballenas y recolectar pequeñas muestras de piel y grasa de los flancos de las ballenas», añadió el Dr. Linsky.

READ  El aumento de la mala salud tendrá un gran impacto en el NHS

Una vez recolectadas estas muestras, se examinaron en busca de hormonas y expresión genética asociadas con el estrés, las reservas de energía y la salud inmunológica. El hallazgo sorprendente fue que las concentraciones de cortisol, la hormona del estrés, fueron significativamente más bajas en 2021 en comparación con 2020.

Reducir el estrés ambiental

Esta disminución en los niveles de cortisol indica una reducción de los factores estresantes ambientales durante todo el año. ¿Cómo pasó esto?

El Dr. Linsky atribuye este cambio a varios factores, incluido un cambio en el clima y un cambio dramático en la actividad humana durante la pandemia.

«Sucedieron varias cosas durante este período que probablemente contribuyeron a nuestros hallazgos, incluido el cambio en el clima hacia La Niña y cambios dramáticos en la actividad humana durante la pandemia».

«Nuestros resultados de expresión genética también plantean otra hipótesis de que las ballenas pueden haber estado respondiendo a una disminución de los contaminantes en sus aguas de alimentación distales».

«Estudios anteriores han encontrado cambios similares en las hormonas del estrés en las ballenas del otro lado de la Antártida, y nuestros resultados respaldan la idea de que estos cambios ocurrieron en todo el Océano Austral».

Implicaciones para las políticas de conservación ambiental

Los hallazgos del estudio del Dr. Linsky tienen implicaciones críticas para las políticas de conservación destinadas a proteger a las ballenas jorobadas y otras especies marinas.

La disminución observada en los niveles de cortisol durante períodos de actividad humana reducida respalda el argumento a favor del establecimiento de áreas marinas protegidas e imponer regulaciones más estrictas sobre el tráfico marítimo y la contaminación.

READ  La nave espacial XRISM detecta firmas de hierro en una galaxia activa cercana

Al reducir las presiones humanas, podemos crear entornos más seguros y hospitalarios para estas majestuosas criaturas.

Además, el estudio enfatiza la importancia de la cooperación internacional para preservar el medio marino, ya que especies migratorias como las ballenas jorobadas cruzan vastas distancias oceánicas.

Son necesarios esfuerzos conjuntos para garantizar que estos animales tengan un refugio seguro. Esto es crucial para mejorar sus posibilidades de supervivencia en un entorno global en constante cambio.

El panorama

¿Qué significa esto para el futuro? Estos hallazgos resaltan el papel de las ballenas migratorias como indicadores de salud de los ecosistemas marinos de la Antártida.

«Las ballenas jorobadas en el este de Australia han demostrado una notable capacidad para adaptarse a los cambios en su entorno, pero nuestro estudio subraya la importancia de mitigar los impactos humanos para que puedan continuar prosperando en nuestros océanos que cambian rápidamente», dijo el Dr. Lynskey.

«Al continuar monitoreando y protegiendo a las ballenas jorobadas frente a la costa este de Australia, podemos garantizar su salud y estabilidad y, al mismo tiempo, brindar información valiosa sobre cómo sostener a otras poblaciones de ballenas en dificultades».

El estudio fue publicado en la revista Investigación ambiental marina.

———

te gustó lo que leíste? Suscríbete a nuestro boletín para recibir artículos interesantes, contenido exclusivo y las últimas actualizaciones.

Conózcanos en EarthSnap, una aplicación gratuita presentada por Eric Ralls y Earth.com.

———

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *