Las rocas del cráter Jezero muestran evidencia de una reacción sostenible del agua

El rover de la NASA ha estado navegando por la superficie de Marte durante varios meses realizando investigaciones en varias muestras de rocas. En el pasado lejano, los científicos creían que Marte tenía una gran cantidad de agua, y en ese momento, el cráter Jezero era un lago alimentado por un río antiguo. Los científicos de la expedición han estado analizando las rocas en el suelo del cráter, que actualmente se interpretan como rocas ígneas, presumiblemente el resultado de un flujo de lava.

Los científicos dicen que Stack Morgan es tan cierto rocas Son de naturaleza volcánica atractivos para los científicos porque las rocas ígneas son buenas para obtener fechas precisas de edad. Actualmente, los investigadores creen que el sistema de lagos y ríos que desembocan en el cráter estuvo activo hace 3.8 a 3.6 mil millones de años. Algunas de las muestras de rocas recolectadas durante esta misión eventualmente serán devueltas a la Tierra para su posterior estudio.

Una vez que las rocas están de vuelta en la Tierra, poder fechar las rocas directamente les dará a los científicos una mejor comprensión de lo que habría sido un planeta habitable Marte. Los investigadores de perseverancia examinan las rocas usando un raspador a bordo del rover. La herramienta está diseñada para rayar la superficie superior de la roca, revelando la textura de la roca.

Los investigadores encontraron que las rocas en el cráter consistían en minerales ígneos de grano grueso. También descubrieron una variedad de sales en la roca. Las investigaciones indicaron que las rocas fueron erosionadas extensamente por el agua, y se cree que el agua cambió el suelo del cráter, lo que significa que estuvo expuesto al agua durante un largo período de tiempo.

READ  La próxima misión de la NASA pondrá a Lucy en el cielo con una cápsula del tiempo para los futuros humanos en el espacio

La NASA tuvo algunas dificultades para tomar muestras de rocas con su sistema de perforación. Las primeras rocas que traté de muestrear eran muy blandas, creando un polvo en lugar de una muestra de núcleo sólido que pudiera probarse. La siguiente roca que la NASA intentó muestrear produjo dos muestras principales. La NASA espera poder devolver las muestras a la Tierra a principios de la década de 2030.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *