Peregrinos y Turismo – En el Noroeste de España… – Slugger O’Toole

Cerca de lugares por los que caminé el año pasado. Un atisbo de sauces ribereños corriendo por la ventanilla del auto, luego Puente Santa María. Un año pasó como un relámpago como un camino delante de las golondrinas. Muy pronto arrastrarán los sueños del verano del sur.

El tiempo pasa aunque cuente. La brevedad del verano se ha ido como los pájaros azules. Nuestro dilema celta nos deja, almas afligidas por un profundo amor por el hogar y la necesidad de vagar más. A veces sentimos como si fuéramos arrojados a la noche y volviéramos a casa, con solo los campos de estrellas para guiarnos o con oraciones susurradas por el viento, arrancadas de los labios de poetas con corazones doloridos. O las palabras de hombres salvajes vestidos toscamente, alimentándose de pastel de miel y silencio del desierto, dejando un rastro aquí y allá.

Pero a medida que avanzamos en Pontiernelas, hay un claro en las nubes y un hilo de luz. Rayos de sol inclinados cayendo sobre tres peregrinos cruzando un puente de piedra Compostela (Campo de estrellas) – Para atrapar una oportunidad de caer.

Por un momento, todo se ralentiza y se fusiona en uno, como si este espacio pasara a través de ellos. Están A traves de.

¿Es esta la diferencia entre turistas y peregrinos? ¿No cruzar la superficie, sino hundirse tan profundamente en un paisaje que parte de él descansa, nunca cae? ¿Cómo colocar un nombre en el corazón en el mapa? Redibujando uno.

Mientras pasamos, escucho a John O’Donoghue susurrar: ‘Escucha la nueva paz que traen consigo’. Estos corazones se inquietaron, cada paso esparció las letras en el suelo donde descansaban.

READ  La Guardia Civil investiga a dos conductores por delitos contra la seguridad vial

Si te pasas la vida vagando por estos caminos, pisando suavemente los sueños de los peregrinos, no será en vano.

Mi guía, Alfonso, volvió al noroeste de España tras una breve estancia en Belfast. ‘Mirar.’

Por todas partes había formaciones repentinas, golondrinas y aviones explotando, disparados desde Dios sabe dónde para pasar volando antes de su larga migración.

Después de Ponternelles, el camino sube. Una señal para Mousos y la iglesia de San Pedro: el pueblo da la bienvenida a los caminantes cansados.

Un hombre se levantó lentamente del porche, apoyándose pesadamente en su bastón. Don José me guiña un ojo cuando le doy la mano. A él se une otro, su hijo Jaime, quien construyó la iglesia.

‘Antes de que tuvieran el sello de la concha de vieira’, explica Alfonso, don José clavaba su ya desaparecido palo en tinta para sellar los pasaportes de los peregrinos.

Un árbol de camelia da sombra al porche, simbolizando la divinidad, la promesa de la primavera y el paso del invierno. A su lado en la pared, una placa registra la inauguración de la iglesia en 1978, año de la nueva constitución, primavera democrática para España. Sujeto a condiciones defectuosas pero necesarias pacto del olvido, los Un contrato para olvidar Errores, pero sólo para las víctimas de Franco. Durante décadas su memoria estuvo envuelta en silencio hasta el cambio de milenio. Recuperación de la memoria histórica.

A pesar de que la población del pueblo disminuyó a medida que los niños se mudaban en busca de nuevas oportunidades o vendían sus campos, Jaime construyó la iglesia como un tributo a la generación de su padre. Muchas comunidades rurales en todas partes están perdiendo una conexión especial con la tierra.

READ  Orvana ofrece una actualización sobre el proceso judicial de 2015 en España

‘Entonces, hace tres años’, me cuenta Alfonso, ‘Don José, Jaime y otros insistieron en que la ruta del Camino pasara por el pueblo. El alcalde me dijo más tarde que ese era el único tema sobre el que buscaban una reunión.

Y trajo nueva vida. Pocos de los Mouzos viajaron mucho, pero ahora el mundo pasa por sus puertas principales, por senderos, a través de granjas y viñedos. Luego, dentro y fuera de la iglesia de San Pedro, viejos patriarcas comparten saludos, bebidas y frutas, encantados por el flujo de nuevas generaciones de peregrinos, con relatos que exaltan la belleza de la tierra. Van a Santiago, pero en realidad nunca llegan, luego viajan a casa, pero en realidad nunca regresan. Ninguno de nosotros lo hace.

Me siento un rato en el frescor de la pequeña iglesia revestida de pino con paredes blancas, decorada con claveles blancos sobre un altar sencillo.

No quiero ir, pero tengo un vuelo por la tarde.

Una parada más en el camino con Manolo.

‘Tiene un poco de vino para darme’, dice Alfonso.

Extiendo la mano para estrechar la mano manchada de rojo de Manolo.

‘Toma todo lo que quieras. Necesito hacer un nuevo lote de vino Barentes. Tiene todo el sabor. Sin productos químicos ni conservantes añadidos.’

Lo modelamos. El esta en lo correcto. Probamos de nuevo, para asegurarnos.

—Suave, con mucho cuerpo —digo—.

‘Sí, pero no tan fuerte como Albariño. Deberías dejar de conducir, poner los pies en alto y disfrutar de una botella.

Pero si lo hago, perderé mi vuelo.

Él sonríe y dice: ‘Entonces deberías volver’.

READ  Tottenham 'se fija en el portero del Athletic de Bilbao y el No. 1 de España Unai Simon' como sucesor de la transferencia de Hugo Loris

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.