¿Por qué España y Portugal reciben terapia energética especializada?

Marcador de posición cuando se cargan las acciones del artículo

España y Portugal han lanzado una conspiración diplomática con una nueva alianza para combatir la subida de los precios de la energía. El hecho de que Putin siga el rastro de los importadores europeos de gas no va en contra de Rusia, sino en contra de sus compañeros socios de la UE.

A corto plazo, protegerá a los consumidores españoles y portugueses mientras la ira por la inflación se extiende por las calles durante las protestas del Primero de Mayo. Pero a largo plazo, este acuerdo corre el riesgo de exacerbar las aparentes grietas en la unidad europea.

Los dos países ganaron la llamada «Excepción Ibérica» ​​la semana pasada, que separa los precios de la electricidad de la península del acceso más amplio a las fuentes de energía renovable y el costo creciente del gas natural del que dependen otras regiones. En consecuencia, el límite de precio de hasta 50 euros (52,55 dólares) por megavatio hora reducirá a la mitad la factura eléctrica del 40% de los consumidores peninsulares. El primer ministro portugués, Antonio Costa, lo calificó como un «gran logro».

A primera vista, esta medida, que es una herramienta de emergencia «temporal», no parece diferir de los miles de millones de euros gastados por varias economías europeas individuales para proteger a los consumidores y empresas vulnerables de las altas facturas de energía después del golpe. Pero mientras la UE lucha por mantener una postura unificada contra Rusia, revela profundas divisiones energéticas.

Uno, la ruptura visible en el impulso de la UE para consolidar los mercados energéticos en un momento en que los reguladores sugieren cambios como estrategias de cobertura o cupones en lugar de una intervención radical. Transforma la península en una «isla de energía». España y Portugal tienen muy poco contacto con el mercado de la UE, pero la medida hace retroceder el reloj varios años en términos de integración.

READ  Cabezazo de Bob mientras el equipo alemán se clasifica como ganador

La excepción ibérica destaca la reestructuración de la dinámica de poder dentro de la UE, ya que la influencia del «modelo» económico de Alemania se ha debilitado por su dependencia del gas ruso barato. Bruselas ahora está aumentando el liderazgo francés. España y Portugal, una vez ridiculizados como economías idénticas de «club-med», pueden ver resurgir su codiciado crecimiento posterior y diferir del resto del continente, que ve a Rusia en recesión debido a la crisis energética.

El director de consultoría de BeBartlet, Raman Madio Escobar, dice que volver a dibujar la sección norte-sur con líneas de energía podría marcar una gran diferencia. Él dice que si los precios de la energía ibérica se reducen artificialmente en comparación con los países vecinos, la inversión y el comercio pueden cambiar en consecuencia. España y Portugal pueden usar su influencia para inducir a más países en forma de fondos gubernamentales, que están siendo promovidos por las nuevas parejas de poder de la UE de Francia e Italia.

La visión optimista es que la excepción ibérica puede proporcionar una iniciativa para que otros en la UE la sigan. España quiere ser un gran actor en la promoción de las energías alternativas, las energías renovables y el ahorro de inversión. Los dos vecinos ibéricos podrían generar ahorros de energía y subsidios para ello, como defender los edificios energéticamente eficientes.

Pero los riesgos a largo plazo también aumentan. Los consumidores están desconcertados por el costo de la guerra de Putin y sería difícil eliminar tales subsidios. Según un grupo de expertos en Bruselas, Simon Taglia Petra, Brooklyn, Putin fácilmente podría haber visto divisiones y gobernar si esto hubiera sido el comienzo de un incentivo para que los miembros de la UE lo hicieran solos. Las grietas en la unidad de sanciones ya están emergiendo.

READ  Cinco enfrentamientos clásicos entre Italia y España antes de las semifinales de la Eurocopa 2020

Dado que es poco probable que la tormenta energética amaine pronto, una mayor integración en la UE y un mayor gasto colectivo serán un paraguas muy eficaz. Dependiendo de la tarea a la que se enfrente Europa, desde la transformación de sus relaciones energéticas hasta el aumento de sus defensas militares, será difícil encontrar refugio en las islas energéticas.

Más del comentario de Bloomberg:

La victoria de Macron es una oportunidad para Francia y la UE: Lionel Laurent

La estrategia de gas de Putin solo le da a Alemania opciones cada vez peores: Javier Plass

Elon Musk es el líder equivocado para el papel clave de Twitter: Timothy O’Brien

Este párrafo no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.

Lionel Laurent es un comentarista de Bloomberg que cubre la Unión Europea y Francia. Anteriormente trabajó para Reuters y Forbes.

Historias como esta todavía están disponibles. bloomberg.com/opinión

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.