Se denegó a los asesores de UL que dijeron que valían más de € 50,000 cada uno por 18 años de beneficios de vacaciones

Un grupo de cuatro rectores de la Universidad de Limerick fracasó en su intento de recuperar sumas de más de 50.000 euros cada uno por salarios de vacaciones que, según dijeron, deberían haberse pagado durante 17 años cuando su empleador los trató como contratistas.

La Comisión de Relaciones Laborales (WRC, por sus siglas en inglés) ha rechazado los reclamos presentados bajo la Ley de Regulación del Tiempo de Trabajo de 1997 por Michelle O’Mahony, Breed O’Connell, Carmel McMahon y Marian McMahon v. UL.

Dijeron que tenían derecho a vacaciones anuales, días festivos y contribuciones de pensiones desde 2001 después de que el Departamento de Protección Social e Ingresos dictaminara que el grupo eran empleados, no contratistas, como afirmaba el empleador.

Pero el WRC desestimó sus acusaciones y dictaminó que no tenía jurisdicción para pronunciarse sobre asuntos que tienen más de un año.

El tribunal escuchó que dos de los cuatro trabajadores fueron contratados originalmente como empleados en septiembre de 2000 antes de que la universidad licitara los cuatro puestos de asesor estudiantil en enero de 2001.

En febrero de 2017, un oficial de decisión del Departamento de Protección Social descubrió que los cuatro consejeros habían sido empleados de la universidad desde el 1 de enero de 2001.

El tribunal escuchó que Revenue logró el mismo resultado en octubre de 2018 y la universidad fue responsable de PAYE hasta abril de ese año.

Los contratos se ofrecieron a los asesores en noviembre de 2018, con fecha de inicio en septiembre.

Michael O’Connell BL, quien compareció en nombre de los denunciantes, dijo que la universidad «continuó resistiéndose a reconocer plenamente los derechos para contratar asesores» entre 2000 y 2018.

READ  Resultados de la lotería de Irlanda: ubicaciones de boletos ganadoras cuando dos jugadores ganan grandes premios en una lotería récord

Dijo que sus clientes habían iniciado conversaciones de mediación a pedido de la universidad y presentado registros, pero que no habían recibido «absolutamente ninguna oferta» que abordara el asunto.

Después de que se rompieron las conversaciones, los reclamos se volvieron a presentar para su adjudicación.

“El empleador se ha visto obligado a pagar sumas muy altas de dinero atrasado en el Seguro Social e impuestos al Departamento de Protección Social e Ingresos… y sin embargo, las personas que están en el centro de esta disputa son las únicas personas que no están recibiendo lo que les corresponde”, dijo el Sr. O’Connell.

«En cambio, desde hace tres años, los asesores, que ahora están cerca de su edad normal de jubilación, no han podido, entre otras cosas, garantizar el reconocimiento adecuado de sus derechos de jubilación o sus derechos de licencia de 18 años», agregó.

El director ejecutivo de Relaciones con los Empleadores del IBEC, Sinad Mullins, quien representa a la universidad, dijo que siempre había actuado «de buena fe» cuando consideraba que los denunciantes trabajaban por cuenta propia.

Dijo que los querellantes “buscan investigar asuntos que van más allá de las facultades de la (ley de regulación del tiempo de trabajo) y del plazo”.

La Sra. Mullins agregó que el oficial de despido solo puede examinar un reclamo hasta el valor del derecho a vacaciones anuales legales: un máximo del 8% de las horas de trabajo o cuatro semanas laborales.

“El empleado responsable no tiene jurisdicción para considerar ningún supuesto beneficio, contractual o de otro tipo, más allá de eso”, dijo.

El Sr. O’Connell argumentó, para los querellantes, que la «construcción» del trabajo por cuenta propia «efectivamente impidió» que sus clientes recibieran sus vacaciones anuales o sus derechos de vacaciones desde hace 17 años.

READ  Los consumidores gastan más a medida que aumentan las necesidades

Dijo que tenían derecho a confiar en el fallo del Tribunal de Justicia de la UE en el caso King v Sash windows, que otorgó 13 años de salario a un trabajador clasificado incorrectamente como autónomo.

Dijo que la jurisprudencia europea prevalecía sobre la legislación nacional y que la CMR debería dejar de lado los plazos legales.

La Sra. Mullins agregó que los consultores ganaban 62 € por hora antes de que se organizaran como personal y «siguen beneficiándose de este acuerdo ventajoso».

Si estuvieran en nómina, su tarifa por hora sería de 38,20 €, dice ella.

«Esto demuestra claramente la existencia de una cláusula de licencia anual incorporada para reducir los períodos de licencia no remunerada», agregó.

La Sra. Mullins también mencionó la Decisión sobre protección social, que señaló que «cada consejero tenía el control de su diario» y que los querellantes acordaron que el jefe del abogado «no tiene derecho a dirigir a ninguno de los consejeros porque están en el momento de asistencia».

Ella dijo que las primas salariales del 38% y los arreglos de trabajo flexibles demostraron que los denunciantes tenían la capacidad de tomar vacaciones pagadas y que el precedente establecido por los tribunales europeos no se podía aplicar al caso.

El oficial de terminación Peter O’Brien dijo que el tribunal laboral emitió un fallo creíble contra la extensión de los plazos dadas las circunstancias.

Señaló que los denunciantes confirmaron que habían estado empleados durante 12 meses antes de presentar sus denuncias y que habían recibido todas sus cuotas por ese período.

El Sr. O’Brien dijo que no podía mirar hacia atrás más de 12 meses en relación con el pago de vacaciones y agregó que no tenía jurisdicción en virtud de la Ley de Regulación del Tiempo de Trabajo para considerar las contribuciones de pensiones.

READ  Emma Nevin - Dublin en vivo en línea

Se juzgó que las denuncias no estaban justificadas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.