Se investigaron posibles incidentes del Síndrome de La Habana luego de que se retrasara el vuelo de Harris

Los funcionarios estadounidenses continúan investigando dos posibles casos del incidente de salud llamado Síndrome de La Habana que retrasó el viaje de la vicepresidenta Kamala Harris de Singapur a Vietnam.

La investigación se encontraba en sus primeras etapas y los funcionarios consideraron seguro que la Sra. Harris hiciera una escala programada en Vietnam, después de detenerse inicialmente durante unas horas el martes.

El síndrome de La Habana es el nombre de una serie de misteriosos incidentes de salud reportados por primera vez por diplomáticos estadounidenses y otros empleados del gobierno en la capital cubana a partir de 2016.

Durante su viaje, Harris tranquiliza a los aliados asiáticos después de la turbulenta evacuación de las fuerzas estadounidenses de Afganistán.

Síntomas asociados al síndrome de La Habana, que afecta a estadounidenses que ocupan cargos diplomáticos en varios países (Gráfico AP)

La secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, dijo el martes que los funcionarios estadounidenses aún no han confirmado un caso reciente de síndrome de La Habana y que no incluía a nadie que viajara con Harris.

A la luz de los informes, la Sra. Psaki dijo que “se ha realizado una evaluación de seguridad de la vicepresidenta y se ha tomado la decisión de que puede continuar viajando con su personal”.

Funcionarios estadounidenses dijeron que hubo dos casos separados de incidentes de salud inexplicables reportados por personal estadounidense en Vietnam durante la semana pasada.

No estaba claro de inmediato quién se vio afectado por el síndrome, aunque los funcionarios dijeron que no era alguien que trabajara con el vicepresidente o la Casa Blanca, según los funcionarios.

READ  La sonda Perseverance de la NASA recolecta las primeras muestras de rocas en Marte, Science News

El miércoles, Harris compareció ante el personal diplomático estadounidense en Hanoi para firmar un contrato de arrendamiento para una nueva embajada allí.

No afectó directamente el caso denunciado del síndrome de La Habana, pero expresó su gratitud a quienes trabajan para los Estados Unidos en todo el mundo.

Este es mi mensaje para el personal de la embajada: Gracias. “Las personas que trabajan en nuestras embajadas en todo el mundo son empleados gubernamentales excepcionales que representan lo mejor de lo que Estados Unidos cree que es y aspira a ser, y es un buen vecino para nuestros socios y aliados en todo el mundo”, dijo. .

La vicepresidenta de Estados Unidos, Kamala Harris, y el primer ministro vietnamita, Pham Minh Chinh, posan para una foto en la oficina del gobierno en Hanoi (Manan Vatsyayana / Pool Photo vía AP)

El miércoles, Harris destacó el anuncio de que EE. UU. Enviará 1 millón de dosis adicionales de la vacuna contra el coronavirus de Pfizer a Vietnam, lo que eleva la donación total de vacunas de EE. UU. A ese país a seis millones de dosis.

Estados Unidos también proporcionará $ 23 millones para ayudar a Vietnam a expandir la distribución, obtener vacunas, combatir la epidemia y prepararse para futuras amenazas de enfermedades.

El Departamento de Defensa también está proporcionando 77 congeladores de almacenamiento de vacunas en todo el país.

Algunas personas afectadas por el síndrome de La Habana han informado haber escuchado una voz pesada y haber sentido una presión intensa en la cara.

A esto le siguen dolor, náuseas y, a veces, mareos.

Desde entonces, estadounidenses que prestan servicios en otros países, incluidos Alemania, Austria, Rusia y China, han informado de problemas de salud similares e inexplicables.

READ  La NASA culpa a la roca triturada de la falla del muestreo de la sonda de Marte

Se han presentado una variedad de teorías para explicar los incidentes, incluido un ataque acústico o de microondas dirigido, posiblemente como parte de esfuerzos de espionaje o piratería.

Kamala Harris asiste a una reunión con el primer ministro vietnamita Pham Minh Chinh en la oficina del gobierno en Hanoi (Manan Vatsyayana / Pool Photo vía AP)

De particular preocupación es la divulgación de al menos dos incidentes potenciales en el área de Washington, incluido uno cerca de la Casa Blanca en noviembre, donde un funcionario reportó vértigo.

Los funcionarios de la administración han especulado que Rusia podría estar involucrada, una sugerencia que Moscú ha negado.

El Congreso ha levantado alarmas sobre tales incidentes, encontrando un apoyo bipartidista poco común en la Cámara y el Senado para continuar la investigación de todo el gobierno sobre el síndrome, la respuesta, así como el apoyo para el personal estadounidense que recibe seguimiento y tratamiento médico.

La administración de Biden enfrenta una nueva presión para resolver el misterio, ya que el número de casos reportados de un posible ataque ha aumentado drásticamente.

Pero los científicos y los funcionarios del gobierno aún no están seguros de quién podría estar detrás de los ataques, o si los síntomas fueron provocados inadvertidamente por el equipo de monitoreo, o si los incidentes fueron en realidad ataques.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *