« Siempre lucho contra el estigma a través de mi propia carrera ‘

Tadge Byrne cumplirá 30 en enero. El delantero de Monster ha jugado más de 100 veces para Leinster, Scarlett y sus empleadores actuales. Ha estado en Irlanda más de 20 veces y se ha convertido en el número 838 en representar a los Leones Británicos e Irlandeses durante el verano.

Lo hizo en cualquier medida.

Pero escucharlo hablar a principios de esta semana fue como recordar los primeros días en que su tiempo en la Academia Leinster estuvo atormentado por las lesiones, cuando estaba sirviendo pizza y entrenando con Blackrock para llegar a fin de mes, y ese momento de las puertas corredizas. Cuando iba a ver una maestría en bienes raíces o apostar con los Scarlett.

A pesar de todos sus éxitos en los últimos años, estas experiencias formativas lo han convertido en el jugador y el hombre que es hoy. Esta prolongada lucha por ganarse una carrera profesional se ha grabado en su ADN.

Avance rápido a Ciudad del Cabo este verano.

Byrne no pensó mucho en hacer leones hasta que hizo la prueba de las Seis Naciones. Para cuando se acercó la serie de audiciones, esperaba tener una gran voz, pero perdió ante Courtney Luz en la corte de opinión, quien era la mente de Warren Gatland.

El hombre de Eadestown tuvo que conformarse con 18 minutos desde el banco en los primeros dos juegos contra los Springboks, y Gatland lo dejó por completo para la clase cuando en su lugar optó por las habilidades de bateo de Adam Beard.

“Siempre habrá mucha frustración por mi parte, aunque personalmente sentí que estaba jugando muy bien y sabía que Courtney (Luz) y yo estábamos un poco en contra de ese primer juego.

READ  El Liverpool podría reemplazar a Origi, que se dirige al Barcelona, ​​con un joven delantero sexy por valor de £ 34 millones

«Cuando no fui seleccionado, no pude discutir mucho porque él jugó excepcionalmente bien. Lo frustrante para mí fue la falta de tiempo de juego en los dos primeros partidos, no tener la oportunidad de levantar mi mano en absoluto.

«Y luego pasar por alto el último juego fue algo que me sentaría por un tiempo, y me preguntaba. Ese fue el equipo que decidió ganar la serie y yo no estaba en él. Es su decisión al final de la día.»

No hay recriminaciones ni amarilleo aquí. Puede recordar la decepción de la Copa del Mundo de 2019 y por qué fue un gran honor y una experiencia para toda la vida. Lo mismo ocurre con su tiempo jugando con lo mejor de lo que estas islas tienen para ofrecer a principios de este año.

Esto no significa que no duela. Las cinco semanas que pasó de vacaciones después de Sudáfrica estuvieron llenas de pensamientos sobre lo que podría ser eso desde un punto de vista colectivo, mientras que las decepciones personales lo hicieron decidido a tener la última palabra.

«Para mí, se trata de seguir demostrando a los demás que yo … siempre he luchado contra el estigma a lo largo de mi carrera, estaba en mi cabeza que no era lo suficientemente bueno. aquellos.

«Son los entrenadores que no voy a tener que demostrar nada de nuevo en el futuro, supongo. Supongo que los programas continúan, solo quiero etiquetarlos para que miren hacia atrás y piensen, ‘puede que haya hecho un error.'»

No es que Byrne haya descartado la experiencia. lejos de ahi. Estaba nervioso por estar vinculado con el equipo, preocupado por cómo enfrentarlo incluso en el entrenamiento, solo para salir dándose cuenta de que estaba bien.

READ  El centrocampista del Oporto responde a las especulaciones del Liverpool tras 'conversaciones avanzadas'

Estar tan inseguro de sí mismo en primer lugar es asombroso, y quizás productivo en aquellos primeros días cuando estaba a punto de perder en el juego. Cualquiera que haya visto las Seis Naciones seguramente tiene menos reservas sobre sus habilidades.

Byrne comenzó los cinco juegos, pasando de la fila cerrada a la última fila y viceversa. Dos veces fue nombrado Hombre del Partido. Hubo dos intentos, su promedio de diez turnos fue, con mucho, el más grande del torneo, se ubicó entre los cinco primeros en zancadas ganadas y entre los 10 primeros en acarreo.

Joe Schmidt lo usó en bits y bobs, y Farrell lo ha probado todo.

«Supongo que como jugador tengo mucha más confianza, y con Joe había muchas incógnitas y siempre al margen también. No era realmente un titular, realmente no sabía dónde pararme.

«Mira, no soy un titular garantizado como ahora en la era de Vaz. Todavía tengo que seguir mejorando cada vez que vengo aquí y uso el verde. Definitivamente me siento más seguro y cómodo en este equipo de lo que estuve hace dos años. atrás.»

«Esta es una perspectiva muy emocionante para mí, sin duda».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *