Un poco de alegría para los migrantes y refugiados en estas fiestas

Escrito por el Dr. Hans Henry B. Kluge, director regional de la OMS para Europa

Para muchos refugiados y migrantes de todo el mundo, el inicio del invierno marca el comienzo de un período potencialmente mortal.

Muchos de nosotros damos la bienvenida con alegría a los primeros signos del invierno y la nieve. Lo asociamos con la calidez: jerseys de punto, chimeneas acogedoras, celebraciones de fin de año, niños jugando en la nieve. Pero para otros, el inicio del invierno marca el comienzo de un período potencialmente mortal.

Lo vemos todos los días en toda Europa: la geopolítica pone en peligro la vida, la salud y el bienestar de los refugiados y migrantes.

En las últimas semanas, miles de inmigrantes ilegales se han quedado varados en la zona neutral en las fronteras de Bielorrusia con Polonia, Letonia y Lituania. Muchos de ellos perdieron la vida; Entre ellos, mujeres y niños. Más del 60% de los migrantes con los que hablaron los expertos europeos y de la OMS durante una misión reciente a la frontera entre Bielorrusia y Lituania requirieron atención médica.

Durante mi visita el mes pasado a un lugar que albergaba a 2.000 migrantes en Bielorrusia, vi con mis propios ojos la fragilidad de su situación. Aquellos que conocí, familias con niños, jóvenes y ancianos, vivían en condiciones extremadamente difíciles y de hacinamiento con falta de saneamiento. Estaban cansados ​​y desesperados, pero aún tenían la esperanza de una vida mejor.

Al mismo tiempo, al otro lado de Europa, cientos de personas arriesgan su vida para cruzar los mares de Europa, a través del Canal de la Mancha o el Mediterráneo. Ahora, las muertes en estos traicioneros viajes apenas aparecen en los titulares. El mes pasado, 90 personas murieron en el Mediterráneo y al menos 34 en el Canal de la Mancha.

READ  Texas suma 13 muertes por coronavirus, 300 más

Mirando más allá de Europa y Asia Central, ya podemos anticipar que más personas tendrán que huir de la crisis humanitaria que se desarrolla rápidamente en Afganistán. Actualmente, 8,7 millones de personas en Afganistán no obtienen suficiente comida y los inviernos en Afganistán pueden ser duros. Las Naciones Unidas estiman que 274 millones de personas necesitarán asistencia humanitaria el próximo año, lo que representa un aumento del 17% con respecto a este año. Brindar asistencia humanitaria a los países que la necesitan puede ser de gran ayuda para abordar las razones por las que tantas personas se van en busca de una vida mejor en primer lugar.

En todos estos frentes, la OMS está trabajando con socios para aliviar el sufrimiento humano, entregando suministros esenciales; Colaborar con las autoridades nacionales para satisfacer las necesidades inmediatas, incluida la provisión de instalaciones sanitarias; Establecimiento de unidades médicas. y mejorar las medidas de prevención, como las pruebas y la vacunación contra COVID-19. Desde su visita a Bielorrusia, las autoridades locales y nacionales han adoptado medidas concretas para mejorar la prestación de servicios sanitarios y de atención primaria a los migrantes. Pero por importantes que sean estas medidas, no sustituyen a soluciones más sostenibles.

Este es un momento crucial. Independientemente del consenso político o la falta de él, los refugiados y los migrantes deben recibir asistencia humanitaria y acceso a la atención médica. A medida que la Región de Europa de la OMS se enfrenta a una nueva ola de COVID-19 con la aparición de una nueva variable y casos en constante aumento, debemos garantizar la protección contra COVID-19 para los más vulnerables. Esta pandemia nos ha enseñado que nadie está a salvo hasta que todos estén a salvo.

READ  Nueva evidencia de vida antigua a partir de fósiles de un lago de mil millones de años | Tierra

La salud nunca debe ser una cuestión política y el acceso a la salud debe protegerse como un derecho humano básico. La OMS / Europa siempre ha abogado por la salud de los migrantes y refugiados, al tiempo que apoya a los países en la preparación para recibir un gran número de refugiados y migrantes y en el desarrollo de sistemas de salud inclusivos y amigables con los migrantes. Uno de los principios del Programa de Acción Europeo es no dejar a nadie atrás. Pero debemos acelerar este trabajo con apoyo político e intersectorial.

Es por eso que hacemos un llamado a los ministros de salud de Europa, así como de las regiones de África y el Mediterráneo Oriental, a una cumbre de alto nivel en marzo de 2022 para encontrar un camino común a seguir y movilizar el compromiso político para garantizar la salud de los refugiados y migrantes.

La buena salud es algo que todos, en todas partes, deberían disfrutar. El cambio de estación no debería ser una cuestión de vida o muerte. La salud no es un privilegio: es un derecho fundamental de todas las personas, incluidos los refugiados y los migrantes.

Brindemos a todos los seres humanos respeto, dignidad y acceso a la atención médica, no solo este invierno, sino en los años venideros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *