Zona cerrada mientras el Congreso brasileño se recupera tras los disturbios

Las fuerzas de seguridad brasileñas acordonaron el área alrededor del Congreso, el palacio presidencial y la Corte Suprema, un día después de que los partidarios del expresidente Jair Bolsonaro irrumpieran en la sede del poder en disturbios que provocaron protestas internacionales.

En impresionantes escenas que recuerdan la invasión del Capitolio de EE. UU. el 6 de enero de 2021 por parte de los partidarios del entonces presidente Donald Trump, los partidarios de Bolsonaro rompieron los cordones policiales y atravesaron las sedes del poder en Brasilia, rompiendo puertas y ventanas y saqueando oficinas.

Al principio, las fuerzas de seguridad dominadas utilizaron gases lacrimógenos, granadas de aturdimiento y cañones de agua para hacer retroceder a los alborotadores hasta que finalmente los reprimieron.

El recién instalado presidente Luiz Inácio Lula da Silva, un veterano izquierdista que ganó por poco las amargas y divisivas elecciones de Brasil, condenó las invasiones como un ataque «fascista».

La policía inspecciona los daños al edificio del Congreso
Las oficinas fueron saqueadas durante el ataque.

Mientras tanto, el ultraderechista Bolsonaro condenó el «saqueo y barrido de edificios públicos» en un tuit. Pero el político apodado «Trump tropical» rechazó la afirmación de Lula de que incitó a los ataques, defendiendo el derecho a las «protestas pacíficas».

El Sr. Lula, que se encontraba en la ciudad de Araraquara, en el sureste del país, para visitar un área afectada por graves inundaciones, firmó una ordenanza que anunciaba la intervención federal en Brasilia, otorgando a su gobierno poderes especiales sobre la policía local para restaurar la ley y el orden en la capital.

“Estos fanáticos fascistas han hecho algo sin precedentes en la historia de este país”, dijo Lula, de 77 años, quien asumió el cargo hace una semana.

READ  Covid Ireland: NPHET member says Omicron variant likely to come here in grim update

Descubriremos quiénes son estos vándalos y serán derribados con toda la fuerza de la ley.

El Sr. Lula regresó a Brasilia y vio los daños en el Palacio Presidencial y la Corte Suprema. Dijo que trabajaría desde el palacio hoy, a pesar de todo el daño.

Según informes de los medios locales, la policía arrestó a 170 personas.

Enfrentamientos entre simpatizantes de Bolsonaro y fuerzas de seguridad ayer por la noche
Los coches de policía resultaron dañados cuando los partidarios de Bolsonaro irrumpieron en la zona.

Las imágenes de televisión mostraron a la policía saludando a los partidarios de Bolsonaro en fila india por la ladera del palacio presidencial de Planalto, la misma rampa que subió Lula una semana antes de su investidura.

El Servicio de Seguridad del Senado dijo que arrestó a 30 personas en la sala.

El caos se produjo después de que un mar de manifestantes vestidos con camuflaje militar y rociaron la bandera verde y amarilla en la Plaza de los Tres Poderes de Brasilia barrieron los terrenos del Congreso, destruyeron el edificio de la Corte Suprema y treparon por la rampa hacia Planalto.

Las imágenes en las redes sociales mostraron a los alborotadores derribando puertas y ventanas para ingresar al Capitolio, luego entrando en masa, demoliendo escritorios y usando el soporte inclinado del orador en el piso del Senado como un trineo mientras gritaban insultos a los políticos ausentes.

Según informes de los medios brasileños, los manifestantes dañaron obras de arte, objetos históricos, muebles y decoraciones mientras se amotinaban en edificios.

Un video mostraba a una multitud afuera tirando a un policía de su caballo y arrojándolo al suelo.

La policía, que había establecido un cordón de seguridad alrededor de la plaza, disparó gases lacrimógenos en un intento de dispersar a los alborotadores, inicialmente sin éxito.

READ  Dos soldados británicos y un ciudadano marroquí "condenados a muerte" por rebeldes pro-Moscú en Donetsk
Foto aérea de la escena de anoche.
Los simpatizantes de Bolsonaro han visto la camiseta de la selección brasileña de fútbol como un símbolo de su causa

El Sindicato de Periodistas dijo que al menos cinco periodistas fueron atacados, incluido un fotógrafo de AFP que fue golpeado por los manifestantes y le robaron su equipo.

Los partidarios de línea dura de Bolsonaro han protestado frente a las bases militares, exigiendo la intervención militar para evitar que Lula tome el poder desde su victoria electoral.

El gobierno de Lula ha prometido encontrar y arrestar a quienes planearon y financiaron los ataques.

El gobernador de Brasilia, Ibañez Rocha, despidió al jefe de seguridad pública de la capital, Anderson Torres, quien anteriormente se desempeñó como ministro de Justicia de Bolsonaro.

La oficina del fiscal general dijo que había pedido a la Corte Suprema que emitiera órdenes de arresto contra Torres «y todos los demás funcionarios del gobierno responsables de los actos y omisiones» que llevaron a los disturbios.

También pidió permiso a la Corte Suprema para usar «todas las fuerzas de seguridad pública» para restaurar edificios federales y dispersar las protestas antigubernamentales en todo el país.

Lula ganó por poco la segunda vuelta presidencial, con una puntuación de 50,9% a 49,1%. Bolsonaro, quien partió hacia el estado estadounidense de Florida el penúltimo día de su mandato, ha afirmado que es víctima de un complot en su contra por parte de los tribunales brasileños y las autoridades electorales.

El nuevo ministro de Justicia y Seguridad Pública, Flavio Dino, describió la invasión como un «intento ridículo de imponer la voluntad (de los manifestantes) por la fuerza».

«No prevalecerá», escribió en Twitter.

Hubo una rápida condena internacional de los manifestantes.

Naciones Unidas dijo que «condena enérgicamente» los ataques.

READ  Boris Johnson gana el voto de confianza del Partido Conservador - The Irish Times

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, calificó las escenas de «escandalosas», el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, tuiteó su «condena absoluta», el presidente francés, Emmanuel Macron, pidió respeto por las instituciones de Brasil y envió el «apoyo inquebrantable» de Lula a Francia.

«La elección democrática del presidente Luiz Inacio Lula da Silva es la elección del pueblo brasileño”, dijo el presidente Michael D. Higgins. «El presidente Lula da Silva enfrenta enormes desafíos que todos los que creen en el proceso democrático deben apoyar».

La primera ministra de extrema derecha de Italia, Giorgia Meloni, también condenó los disturbios.

Un grupo de líderes latinoamericanos se unió a la conferencia, con el presidente chileno Gabriel Boric denunciándolo como un «ataque cobarde y despreciable a la democracia» y el mexicano Andrés Manuel López Obrador calificándolo como un «aborrecible intento de golpe».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *