El estudio sugiere que los correlatos neuronales de la divagación mental pueden variar según las tareas.

Este artículo ha sido revisado según Science. Proceso de edición
Y Políticas.
Editores Se destacaron las siguientes características garantizando al mismo tiempo la credibilidad del contenido:

Revisión de hechos

Publicación revisada por pares

fuente confiable

Corrección de pruebas

Formas de onda ERP media general para las tareas SART y Stroop (todos los experimentos, n = 48). Crédito: Compton et al. Springer, 2023.

× Cerca

Formas de onda ERP media general para las tareas SART y Stroop (todos los experimentos, n = 48). Crédito: Compton et al. Springer, 2023.

Cuando los humanos completan una tarea específica, sus mentes pueden pasar de lo que están haciendo a sus pensamientos internos. Este cambio de atención de una tarea a eventos internos, conocido como pensamiento fuera de la tarea o divagación, está bien documentado y se ha estudiado ampliamente en el pasado.

Una pregunta de investigación que sigue sin respuesta es si la distracción mental debe considerarse un proceso adaptativo/útil o desadaptativo/indeseable. De hecho, dependiendo de las circunstancias en las que ocurre, este proceso puede distraer a una persona de una tarea importante que está tratando de completar o desviar su atención hacia algo similar o más importante para ella.

En otras palabras, las ideas a las que se dirige la atención pueden no ser importantes y distraer, o ser más aplicables a objetivos que son personalmente relevantes para una persona en particular. Algunos investigadores de psicología también han sugerido que la distracción mental intencional es más adaptativa, porque implica un control intencional de la atención, mientras que la distracción mental espontánea es desadaptativa, porque implica una falta de control de la atención.

Investigadores del Haverford College han comenzado recientemente a arrojar más luz sobre la modulación intencional de la divagación mental. Sus hallazgospublicado en Neurociencia cognitiva, afectiva y conductualConfirmando la hipótesis de que la distracción mental es sensible al contexto subyacente a las diferentes tareas.

«Este estudio fue diseñado para examinar cómo la divagación mental y sus correlatos neuronales varían entre tareas con diferentes demandas de atención, motivado por la hipótesis de la regulación contextual de la divagación mental», escribe Rebecca J. Compton, Danilo Chodrenko y colegas en su artículo. .

Para explorar la modificación de la divagación mental, los investigadores llevaron a cabo una serie de experimentos con 59 estudiantes universitarios en Haverford College. A estos participantes se les pidió que completaran dos tareas cognitivas distintas, conocidas como tarea de atención de respuesta sostenida (SART) y tarea de atención selectiva de Stroop.

SART requiere que los participantes realicen movimientos cada vez que ven algún estímulo, pero que permanezcan quietos cuando ven un estímulo específico que rara vez ocurre. El test de Stroop, por su parte, consiste en decir correctamente y en voz alta el color en el que aparecen las palabras escritas en una pantalla, incluso cuando estas palabras sean nombres de colores que no coincidan con el color del texto.

Formas de onda ERP para las tareas SART y Stroop para pruebas que ocurrieron durante episodios de divagación mental o tareas (n = 37). Crédito: Compton et al. Springer, 2023.

× Cerca

Formas de onda ERP para las tareas SART y Stroop para pruebas que ocurrieron durante episodios de divagación mental o tareas (n = 37). Crédito: Compton et al. Springer, 2023.

Mientras que la prueba SART se utiliza a menudo para evaluar la capacidad de los participantes para permanecer concentrados en las instrucciones de la tarea durante un período prolongado, la prueba Stroop evalúa la atención selectiva o, en otras palabras, la capacidad de centrarse sólo en un aspecto de los estímulos presentados (por ejemplo, el color en lugar de que significar las palabras). Mientras los participantes completaban estas dos tareas, Compton y sus colaboradores midieron la actividad eléctrica en el cerebro mediante un electroencefalograma (EEG).

«Las tareas incluyeron sondas de muestreo de experiencias para identificar episodios de divagación mental autoinformados, junto con informes retrospectivos», escribieron Compton, Chodrenko y sus colegas. «Los participantes informaron una mayor distracción mental durante el SART en comparación con el Stroop y durante cualquier tarea que se presentó en segundo lugar durante la sesión, en comparación con la primera tarea».

De los 59 estudiantes que participaron en el estudio, sólo 37 finalmente produjeron datos EEG utilizables. Los investigadores analizaron las grabaciones recopiladas de estos 37 participantes del estudio junto con sus acciones durante las dos tareas cognitivas que completaron.

«Replicando hallazgos anteriores, los datos de EEG indicaron un aumento de las oscilaciones alfa durante los episodios de distracción mental, en comparación con los períodos de tareas, tanto para las tareas SART como Stroop», dijeron Compton, Chodrenko y sus colegas. «Los datos de ERP, centrados en el componente P2 que refleja el procesamiento perceptivo, encontraron que la divagación mental se asociaba con una mayor amplitud de P2 durante la tarea Stroop, lo que es contrario a las predicciones de la teoría del desacoplamiento perceptual».

Los datos recopilados por este equipo de investigación confirman que la distracción mental se asocia con un aumento de las oscilaciones alfa, lo que también se ha informado en trabajos anteriores. Sin embargo, en contraste con las expectativas teóricas, se encontró que la distracción mental también se asoció con un aumento en las llamadas amplitudes P2 durante la finalización de la tarea Stroop, lo que indica una mayor función ejecutiva.

En conjunto, estos hallazgos sugieren que las bases neuronales de la divagación mental pueden variar según la tarea que realiza una persona. Esto podría explorarse y validarse más a fondo en estudios futuros utilizando muestras experimentales más grandes y diferentes herramientas de imágenes.

«En general, el estudio encontró que el autoinforme y los correlatos neuronales de la divagación son sensibles al contexto de la tarea», agregaron los investigadores. «Esta línea de investigación podría aumentar la comprensión de cómo los mecanismos de distracción mental se adaptan a diversas tareas y situaciones».

más información:
Rebeca J. Compton et al., Efectos del contexto de la tarea en el correlato EEG de la distracción mental, Neurociencia cognitiva, afectiva y conductual (2023). doi: 10.3758/s13415-023-01138-9

Información de la revista:
Neurociencia cognitiva, afectiva y conductual


READ  Prueba el modo de enfoque en tu iPhone para silenciar las alertas molestas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *