El fabricante español de tableros de ajedrez ‘Queen’s Compete’ alcanza las ventas

Publicado en: Modificado:

La Carica (España) (AFP)

En la fábrica de David Ferrer, los trabajadores están ocupados cortando, cortando y cosiendo hojas de madera para crear tableros de ajedrez para satisfacer el aumento de pedidos tras el éxito de la serie de Netflix “The Queen’s Compete”.

Reschapatos Ferrer, una pequeña empresa familiar, ha estado luchando por mantenerse al día con la demanda desde que sus tableros aparecieron en la galardonada miniserie sobre Orphan Chess Bridgy.

“Nunca habíamos experimentado un aumento tan fuerte en la demanda de tableros de ajedrez”, dijo David Ferrer, de 30 años, que dirige el Rechabatos Ferrer en La Carica, un cinturón industrial alrededor de Barcelona.

La compañía suele producir 20.000 tableros de ajedrez al año, pero ha recibido más de 40.000 pedidos en lo que va del año, gracias tanto a la serie de Netflix como al renovado interés en los juegos de mesa durante el cierre patronal.

“Aún faltan muchos meses para que termine este año”, dijo a la AFP.

Con solo 14 empleados, Rechapatos Ferrer se fundó en la década de 1950 para suministrar chapas para muebles, o piezas delgadas de madera, pero una década después también desarrolló tableros de ajedrez.

“Si mis padres pudieran ver esto”, se ríe John Ferrer, padre de David e hijo del fundador de la empresa.

A pesar de jubilarse, suele visitar la fábrica y sus padres aún recuerdan “cómo hicieron los primeros tableros de ajedrez en una pequeña habitación, cosiendo y arreglando listones de madera”.

– ‘Need Crazy’ –

READ  Campaña turística española en la Costa del Sol 'esperando a todos con los brazos abiertos'

Inicialmente trabajaron solo con un fabricante de ajedrez cercano, pero finalmente se expandieron para vender sus productos en España y luego en el mundo.

Hoy en día, el 98 por ciento de sus tableros de ajedrez se exportan y algunos de ellos se utilizan en competiciones, por lo que no les sorprendió saber que sus productos se utilizaron en “The Queen’s Combit”.

Michael Perbel, jefe de la división de tableros de ajedrez de la compañía, vio una de sus colecciones en el episodio final del programa.

En la emocionante final, Chess Predige Beth Harman viaja a Moscú para jugar contra el campeón mundial ruso Vasily Borko en un elegante tablero de marco negro con un borde decorativo rojo y amarillo.

“Hay tableros específicos que solo hacemos, y ese tablero es 100 por ciento nuestro”, dijo Berble.

El grupo fue personalizado para el primer cliente internacional de la empresa, un distribuidor de juegos de mesa en Berlín, donde se filmó parcialmente la serie.

Cuando Ferrer se enteró, se emocionó, pero esta no era la primera vez que sus tableros aparecían en películas o series de televisión.

“Estaba emocionado … pero no esperaba este tipo de respuesta”, dijo.

“La demanda es frenética. Recibimos muchos correos electrónicos a los que no podemos responder”.

– ‘Buscar completitud’ –

Los pedidos comenzaron a aumentar a principios del año pasado cuando la epidemia golpeó por primera vez y comenzaron los bloqueos, pero se retiraron después de la proyección de “The Queen’s Compete” en octubre de 2020, lo que llevó a la compañía a contratar a tres nuevos trabajadores.

“Para satisfacer la demanda, tenemos que duplicar o triplicar la plantilla. Y no queremos seguir ese camino porque no sabemos cuánto tiempo llevará”, dijo Ferrer.

READ  España amplía el cierre de la frontera con Portugal hasta el 15 de abril

Crear tableros de ajedrez es un proceso lento. Un trabajador primero selecciona madera de alta calidad, que luego se convierte en láminas largas y delgadas de colores claros y oscuros.

Con la ayuda de una máquina, otro artesano cose las sábanas con un hilo pegajoso, revisando constantemente para asegurarse de que no haya el menor espacio entre ellas.

El tablero se barniza antes de embalarlo.

Oscar Martínez, un artesano de 40 años, dijo: “Revisamos mucho los resultados y tratamos de buscar que estén completos.

Aunque quiere, Ferrer asegura que será difícil encontrar más trabajadores para suplir la escasez de artesanos calificados, cuya formación durará “cuatro o cinco años”.

“Queremos crecer de forma natural, es un trabajo muy eficiente, todo necesita tiempo”, dice.

“Es un verdadero oficio”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *