El Kremlin admite que soldados rusos murieron en ataque en Ucrania

Rusia ha admitido que decenas de sus soldados murieron en una incursión ucraniana en territorio controlado por Rusia.

El Ministerio de Defensa ruso dijo, en un anuncio extremadamente raro, que 63 soldados rusos murieron «como resultado del bombardeo de cuatro misiles» en la ciudad ocupada de Makievka, en el este de Ucrania.

Es la mayor pérdida de vidas reportada por la parte rusa hasta ahora en el conflicto.

El Ministerio de Defensa ruso no dijo cuándo tuvo lugar el ataque, pero se cree que las fuerzas ucranianas atacaron cuando las fuerzas rusas se dirigían al nuevo año.

El ministerio dijo que se utilizaron sistemas de misiles HIMARS suministrados por Estados Unidos y que el objetivo era un punto de despliegue temporal.

Más tarde el lunes, Kyiv se atribuyó la responsabilidad del ataque mortal.

«El 31 de diciembre, hasta 10 unidades de equipo militar enemigo de varios tipos» fueron destruidas y dañadas en la ciudad de Makevka, en la región oriental de Donetsk, dijo el Estado Mayor General de las Fuerzas Armadas de Ucrania en un comunicado. Ella dijo que las víctimas aún están bajo investigación.

Las autoridades dijeron que esto se produce después de que oleadas de drones rusos atacaran la infraestructura en la capital ucraniana y las áreas circundantes esta mañana, dañando las instalaciones de energía y causando algunos cortes de energía.

La Fuerza Aérea de Ucrania dijo que sus sistemas de defensa aérea destruyeron los 39 aviones Shahed de fabricación ruso-iraní que atacaron a Ucrania durante la noche en lo que describió como un «ataque masivo».

READ  El director general de la BBC quiere que Lineker vuelva al aire

El presidente Volodymyr Zelensky elogió a los ucranianos por mostrar su gratitud a las tropas y entre ellos, y dijo que los esfuerzos de Rusia serían inútiles.

«Los drones, los misiles y todo lo demás no los ayudará», dijo sobre los rusos.

«Porque estamos unidos. Solo el miedo los une».

La gente camina por un barrio destruido en la región de Solomyanssk en Kyiv.

Pero en el discurso de Año Nuevo, El presidente ruso Vladimir Putin ha señalado que su ofensiva contra Ucrania no se detendrá.

Los sistemas de defensa aérea ucranianos trabajaron durante toda la noche para derribar los drones que se acercaban y advertir a las comunidades sobre el peligro que se aproximaba.

“Los ataques nocturnos de drones son ruidosos en la región y en la capital”, dijo el gobernador de Kyiv, Oleksiy Kuleba.

“Los rusos lanzaron varias oleadas de drones Shahed. Apuntaron a instalaciones de infraestructura crítica. La defensa aérea está funcionando”, dijo en la aplicación de mensajería Telegram.

El alcalde de Kyiv, Vitali Klitschko, dijo que las huelgas provocaron cortes de electricidad y calefacción.

«Hay un corte de energía de emergencia en la ciudad», dijo en la aplicación de mensajería Telegram.

«gran sufrimiento»

Después de sufrir una serie de derrotas humillantes en el campo de batalla, Moscú comenzó a apuntar a la infraestructura eléctrica y otras infraestructuras críticas en octubre.

Los ataques provocaron cortes generalizados de energía, suministro de agua y calefacción para los civiles, y la temperatura en algunas áreas cayó por debajo del punto de congelación.

El Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos advirtió que la represión había causado «un gran sufrimiento» a los ucranianos, y también denunció posibles crímenes de guerra cometidos por las fuerzas rusas.

READ  Boris Johnson gana el voto de confianza del Partido Conservador - The Irish Times

Pero Putin declaró durante su discurso de medianoche en la víspera de Año Nuevo que «la corrección moral e histórica está de nuestro lado».

Moscú dijo que los ataques de Año Nuevo se dirigieron a la producción de drones en el país prooccidental.

«Los planes del régimen de Kyiv para lanzar ataques terroristas contra Rusia en un futuro próximo se han frustrado», dijo el Ministerio de Defensa ruso.

Rusia ha acusado a Ucrania de atacar sus instalaciones e infraestructura militares locales.

En diciembre, Moscú dijo que derribó drones tres veces distintas sobre o cerca del aeropuerto de Engels, una base aérea en el sur de Rusia a más de 600 kilómetros de Ucrania. Los escombros que caían mataron a tres personas en uno de esos ataques.

Moscú dijo que a principios de diciembre, otra base en la región rusa de Ryazan fue testigo de ataques con aviones no tripulados ucranianos que mataron a tres personas.

El lunes, funcionarios rusos dijeron que un dron ucraniano bombardeó una instalación de energía en la región suroeste de Bryansk, en la frontera con Ucrania.

El gobernador de la región de Bryansk, Alexander Bogomaz, dijo en Telegram que la huelga había cortado la electricidad a un pueblo.

A raíz de un ataque con misiles rusos en la región de Solomyansk en Kyiv

Año nuevo en las trincheras

La embajadora de Estados Unidos en Ucrania, Bridget Brink, dijo en Twitter: «Rusia atacó fría y cobardemente a Ucrania en las primeras horas del nuevo año. Pero parece que Putin todavía no entiende que los ucranianos están hechos de hierro».

Las tropas celebran el Año Nuevo en primera línea en la provincia de Donetsk, en el este de Ucrania. Uno de los soldados, Pavlo Prizhidsky, de 27 años, tocó una canción que escribió con la guitarra después de matar a 12 de sus camaradas en una noche.

READ  Mire a un grupo de ciclistas esparcidos por la carretera después de que un automóvil atropella a un pasajero, pero ¿quién tuvo la culpa?

«Es triste que en lugar de reunirse con amigos, celebrar y darse regalos, la gente tuvo que buscar refugio y matarse unos a otros», dijo a Reuters.

«Es una gran tragedia que no podemos perdonar. Por eso el Año Nuevo es triste».

En una trinchera cercana, el soldado Oleh Zhrodsky, de 49 años, dijo que se ofreció como voluntario después de que llamaron a su hijo como reservista.

Residentes de un apartamento fotografían la devastación tras un ataque con misiles rusos en Kyiv

Ahora, su hijo está en el hospital, luchando por su vida con una lesión cerebral, mientras su padre gobierna el frente.

«Es muy difícil en este momento», dijo, conteniendo las lágrimas.

huelga de hospitales

El sábado, la artillería rusa golpeó el pueblo de Nadnebriansky, en las afueras de la ciudad sureña de Kherson, hiriendo gravemente a un niño de 13 años.

Luego, el ejército ruso bombardeó el hospital donde el niño yacía en cuidados intensivos, rompiendo los cristales de las ventanas.

El ataque ruso dañó el hospital de Kherson y dejó la ciudad y los asentamientos circundantes sin electricidad.

En noviembre, las fuerzas rusas se retiraron de Kherson, la única capital regional controlada por Moscú, pero continuaron bombardeando la ciudad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *