En la intersección de la robótica y el aprendizaje automático

Hace diez años apenas podían moverse. Hoy en día, los robots autónomos desarrollados por Marko Hütter y su equipo están cambiando radicalmente campos enteros. En el futuro, estos robots de gran movilidad podrían ayudar en misiones de búsqueda y rescate e incluso explorar otros planetas. Hütter, profesor del Departamento de Ingeniería Mecánica y de Procesos de la ETH Zurich, recibió el Premio Rössler de este año por su investigación. «¿Cómo podemos construir un robot que se mueva por el terreno como un humano o un animal?» Fue la pregunta inicial que impulsó su viaje de investigación.

Pronto quedó claro que el robot necesitaría patas, no ruedas ni un motor de oruga. Sin embargo, esta respuesta planteó otras preguntas sobre cómo deberían ser los robots que caminan y trabajan. «Trabajamos en el desarrollo de nuevos conceptos de mando y control para robots, que al principio no podían hacer nada y estaban lejos de ser utilizables de forma eficaz», explica Hutter.

Robots que pueden escalar obstáculos y más

A lo largo de los años, las tecnologías han evolucionado continuamente, lo que permite que los robots actuales naveguen por los terrenos más difíciles y se utilicen en situaciones de la vida real. Hutter cita algunos ejemplos: “Hoy nuestros robots móviles se utilizan comercialmente para realizar inspecciones industriales, y estamos estudiando nuevas capacidades que permitirían utilizarlos para misiones de exploración o rescate en entornos completamente desconocidos”.

El equipo de Hotter utiliza la inteligencia artificial desde hace años: gracias al aprendizaje automático, los robots aprenden a comprender su entorno e interactuar con él. Si el robot andante se encuentra frente a un obstáculo, lo reconoce con una cámara y la red neuronal artificial le ayuda a comprender de qué tipo de obstáculo se trata. Luego realiza con éxito los movimientos que aprendió en sesiones de entrenamiento anteriores, como un perro deseoso de aprender. Es apropiado, entonces, que estos robots de cuatro patas se llamen “ANYmal” (una combinación de “en cualquier lugar” y “animal”).

READ  El problema del inodoro SpaceX con fugas obligará a los astronautas a usar 'ropa interior' de repuesto

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *