Georgia retira proyecto de ley de «agente extranjero» mientras continúan las protestas

Georgia se preparaba para nuevas protestas contra el gobierno, ya que la ira popular no mostraba signos de disminuir en el país prooccidental, a pesar de la promesa del partido gobernante de abandonar un proyecto de ley sobre «agentes extranjeros» que recuerda a la legislación rusa.

Crecían los temores de que el gobierno georgiano estuviera cortejando al Kremlin y poniendo al país del Mar Negro, que aspira a unirse a la Unión Europea y la OTAN, en un curso autoritario.

Las tensiones estallaron en Georgia esta semana cuando los políticos dieron su apoyo inicial a un proyecto de ley similar a la legislación del Kremlin utilizada para silenciar a los críticos.

La votación provocó protestas masivas en las que la policía georgiana disparó cañones de agua y gases lacrimógenos contra decenas de miles de manifestantes el martes y el miércoles.

El partido gobernante Sueño Georgiano dijo que el proyecto de ley había sido «mal visto» y prometió consultas públicas después de anunciar su retiro.

Sin inmutarse, la oposición convocó a una nueva marcha.

Los peatones pasan frente al edificio del parlamento en Tbilisi después de otra noche de protestas masivas.

«Mientras no haya garantías de que Georgia está firmemente en un camino pro occidental, estos procesos no se detendrán», dijo un grupo de partidos de la oposición en un comunicado conjunto.

También pidieron la liberación inmediata de decenas de manifestantes que, según dijeron, fueron arrestados.

Muchos georgianos dijeron que estaban listos para salir a la calle.

“El gobierno está derogando la ley porque vio nuestra determinación, el poder del pueblo. Pero el principal problema persiste: han demostrado ser agentes rusos”, dijo Shota Kikalishvili, de 19 años.

«Tienen todas las razones para tener miedo, los obligaremos a dejar el poder».

READ  El "factor de repugnancia" debe superarse si se generaliza el alimento para insectos respetuoso con el planeta | Noticias de ciencia y tecnología.

La Unión Europea y Washington denunciaron los planes para aprobar la ley de «agentes extranjeros» como un duro golpe a la democracia en Georgia.

Durante las manifestaciones, los manifestantes portaban banderas de la Unión Europea y de Georgia, coreaban consignas contra el Kremlin y acusaban al gobierno de distanciar a Georgia del camino prooccidental.

«Somos europeos»

El lugar de la protesta frente al parlamento en el centro de Tbilisi parecía tranquilo esta tarde, después de una noche de enfrentamientos entre manifestantes y policías antidisturbios.

Sin embargo, el Consejo Legislativo anunció que no realizará sesiones plenarias durante los próximos días “debido a los daños causados ​​por los violentos manifestantes al edificio del parlamento y la infraestructura”.

El estado de ánimo en las calles de la capital georgiana mostró que era poco probable que el gobierno apagara fácilmente la ira popular una vez que se derogara la controvertida ley.

“Somos europeos, Georgia pertenece a la Unión Europea y el gobierno que nos está arrastrando a la órbita de Rusia debería renunciar”, dijo Miranda Janashia, restauradora de museos de 51 años.

Una delegación de la UE en Georgia acogió con satisfacción el anuncio del gobierno de detener los planes para introducir la ley y dijo que «alientan a todos los líderes políticos de Georgia a reanudar las reformas pro-UE».

Washington instó al gobierno a mostrar «moderación» y permitir protestas pacíficas, mientras que el presidente ucraniano, Volodymyr Zelensky, pidió «éxito democrático» en la «Georgia amistosa».

Rusia dijo que estaba preocupada por las protestas masivas en la vecina Georgia.

Moscú y Tiflis entraron en guerra en 2008 y Rusia todavía controla las regiones separatistas de Abjasia y Osetia del Sur de Georgia, a pesar del reconocimiento internacional del territorio como parte de Georgia.

READ  Monty Don comparte cómo quitar el musgo del césped para que crezca más espeso que nunca.
Los investigadores dijeron que hubo 22 casos en los que la policía «supuestamente usó fuerza excesiva» durante las protestas.

El Ministerio del Interior dijo que más de 130 manifestantes fueron arrestados y 50 policías resultaron heridos durante los dos días de protestas.

«Los ciudadanos también resultaron heridos», dijo el ministerio en un comunicado.

Los investigadores de Georgia dijeron que están investigando 22 casos de aplicación de la ley que usaron fuerza excesiva e hirieron a ciudadanos, periodistas y activistas cívicos durante la represión policial.

«gran momento»

Tom de Waal, miembro principal de Carnegie Europe, dijo que el proyecto de ley y la represión de la seguridad presentan un serio desafío en el país políticamente volátil.

«Gran momento para Georgia, sigue siendo una democracia, pero definitivamente una democracia en apuros», dijo en Twitter.

En Rusia, el Kremlin ha utilizado la etiqueta de «agente extranjero» contra disidentes, periodistas y activistas de derechos humanos acusados ​​de liderar actividades políticas financiadas con fondos extranjeros.

Las autoridades georgianas se han enfrentado a crecientes críticas internacionales por lo que se cree que es un retroceso en la democracia, que ha dañado gravemente las relaciones de Tbilisi con Bruselas.

Desde que Rusia invadió Ucrania, Georgia ha recibido una afluencia de rusos contra la guerra. Sin embargo, en las últimas semanas, las autoridades han impedido la entrada al país de algunos críticos del Kremlin, mientras que los observadores han advertido contra la deriva hacia Moscú.

El trato de Georgia al expresidente encarcelado Mikheil Saakashvili, cuya salud se ha deteriorado dramáticamente en prisión, también ha suscitado la condena internacional.

El partido gobernante insistió en que sigue comprometido con la membresía de Georgia en la Unión Europea y la OTAN consagrada en la constitución y cuenta con el apoyo, según las encuestas de opinión, de al menos el 80% de la población.

READ  Muere el filántropo que donó 150 millones de euros a la Universidad de Limerick

El primer ministro georgiano, Irakli Garibashvili, defendió su política «equilibrada» como encaminada a garantizar «la paz y la estabilidad».

Georgia solicitó ser miembro de la UE junto con Ucrania y Moldavia días después de que Rusia invadiera Ucrania en febrero de 2022.

En junio pasado, los líderes de la UE otorgaron el estatus de candidato oficial a Kiev y Chisinau, pero dijeron que Tbilisi debe implementar reformas primero.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *