Historia de la música en el espacio.

Así como una aguja toca un disco de vinilo, la música toca otros mundos más allá de la Tierra.

Ya sea que las melodías se transmitieran desde la superficie de la Tierra o se lanzaran a bordo de una nave espacial al espacio, se podría decir que la música hacía brillar las estrellas.

Las señales de radio han estado abandonando nuestro planeta durante años, e incluso ahora, alguien, en algún lugar, puede estar ejecutando una prueba de PopMaster en un mundo distante, y aún hacerlo mal.

Es un pensamiento reconfortante darse cuenta de que es posible que una vida extraterrestre muy superior no pueda nombrar a aquellas que fueron un éxito en la década de 1980.

Thomas Pesquet toca el saxofón en el módulo Coppola de la Estación Espacial Internacional, 31 de mayo de 2017. Fuente: ESA/NASA

La música en la era de Apolo

La tripulación del Apolo 10 pudo hacer su propia «música» en el espacio.

Cuando los astronautas orbitaron la cara oculta de la Luna en 1969, informaron de silbidos a los funcionarios de la NASA en la Tierra.

Estas observaciones resultaron ser el resultado de cables cruzados en el sistema de comunicación entre el módulo lunar y el módulo de comando.

Sin embargo, en la prueba real del Apolo 11 en la superficie lunar más tarde, «Fly Me to the Moon» de Frank Sinatra realizó su primer vuelo con el Apolo 10.

Aparte de Ol' Blue Eyes, la tripulación del Apolo 11 tenía otra música en cintas mixtas para acompañarlos en su viaje lunar.

Entre la colección de canciones favoritas de Neil Armstrong se encontraban temas del álbum de Les Baxter de 1947. Música de la lunajunto con otros favoritos del siglo XX como Peggy Lee, Barbra Streisand y Glen Campbell.

READ  El astronauta Bob Behnken se retira de la NASA

Esta tradición continúa hoy en día, pero en lugar de transmitir música, los astronautas se despiertan para escucharla.

La música en la era espacial moderna

La tripulación a bordo de la Estación Espacial Internacional recibe “música para despertarse” del Control de la Misión, al igual que los astronautas a bordo del Transbordador Espacial.

En 1988, la tripulación de la misión soviética Soyuz TM-7 se llevó consigo el recién lanzado álbum en vivo de Pink Floyd, El delicado sonido del truenoque según el miembro de la banda David Gilmour fue la primera grabación de rock en llegar al espacio.

Sin embargo, esta afirmación ha sido debidamente cuestionada, ya que el premio en realidad recayó en algunas cintas de casete transportadas a bordo del Apolo 15.

También hemos podido transmitir música a la Tierra, a propósito, gracias al rover Curiosity de la NASA en Marte.

La canción «Reach for the Stars» fue escrita especialmente por will.i.am para ser transmitida desde la superficie del planeta rojo.

En 2012, la canción «Reach for the Stars» viajó la friolera de 480 millones de kilómetros para llegar a nuestros oídos y fue la primera canción transmitida desde otro planeta.

El rover Beagle 2, que llegó a Marte en 2003 pero no pudo comunicarse una vez que aterrizó, estaba programado para recorrer la ruta Blur, pero desafortunadamente ese no fue el caso.

Según los registros (nunca mejor dicho), la música distante enviada por el hombre al espacio fue grabada en un par de discos de cobre chapados en oro, que fueron transportados a bordo de las Voyager 1 y 2.

READ  El estudio genético completo proporciona nuevos conocimientos sobre el labio leporino y el paladar hendido.

Junto con Chuck Berry, los discos de Voyager cuentan con música clásica en forma de JS Bach y Mozart, una explosión de gaita y todos los diferentes tipos de música para reflejar la diversidad de culturas alrededor del mundo.

Hasta el momento, nuestra petición musical a las estrellas no ha sido respondida. ¡Quizás Elvis haya abandonado el edificio después de todo!

Este artículo apareció en la edición de febrero de 2024 de la revista BBC Sky at Night.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *