Israel controla el cruce fronterizo de Rafah y cierra la vital ruta de ayuda – The Irish Times

Los médicos locales dicen que el control israelí del cruce fronterizo de Rafah y su posterior cierre cortaron efectivamente toda ayuda que llegaba a Gaza. Vídeo: David Dunn

Las fuerzas israelíes tomaron el martes el control del principal cruce fronterizo entre Egipto y el sur de la Franja de Gaza, cerrando una ruta de ayuda vital al enclave palestino que ya está al borde de la hambruna. También controlaban parte de la carretera fronteriza de importancia estratégica entre Gaza y Egipto, junto con los barrios orientales de la ciudad de Gaza, donde más de un millón de residentes se habían refugiado para escapar de la guerra.

Israel afirma que unos 20 militantes murieron mientras los tanques y la infantería avanzaban, aunque la resistencia hasta ahora ha sido relativamente ligera. Según Israel, las fuerzas especiales inspeccionaron los edificios en los barrios capturados y se descubrieron tres pozos de túnel.

El martes por la tarde, activistas dispararon 30 misiles contra comunidades fronterizas israelíes desde el sur de la Franja de Gaza.

El periódico Haaretz informó que Israel informó a Estados Unidos y Egipto que restringiría sus operaciones en Rafah, con el objetivo de privar a Hamás de la autoridad para controlar el paso fronterizo y centrarse en los barrios orientales. Las dos partes acordaron que una empresa de seguridad privada estadounidense se haría cargo de la gestión del cruce una vez que Israel termine de operarlo.

Sin embargo, Israel amenaza con profundizar el proceso si no se llega a un acuerdo de alto el fuego y liberación de rehenes.

Antes de la incursión en Rafah, Israel advirtió a unos 100.000 residentes de los barrios orientales de la necesidad de evacuar inmediatamente hacia la “zona de amortiguación humanitaria” a lo largo de la costa, a unos 20 kilómetros de distancia, donde Israel dice que se han preparado tiendas de campaña y hospitales de campaña. La Organización Mundial de la Salud dijo que la llegada de más personas a los sitios designados para Israel empeorará el hacinamiento y provocará escasez de alimentos y agua.

READ  Pelosi advierte que "la democracia está en juego" durante su visita a Irlanda

Familias enteras se amontonaron en automóviles, viajaron en carros tirados por burros o a pie para huir de Rafah. La mayoría de ellos habían abandonado sus hogares en el norte o el centro de Gaza al comienzo de la guerra de siete meses para escapar de las zonas de combate.

Maher Al-Jamal dijo que huyó de un pueblo cerca de la ciudad de Gaza en el norte de la Franja a Nuseirat en el centro de Gaza antes de llegar a Rafah. “Ahora están amenazando a Rafah y cometerán masacres aquí en Rafah. Sinceramente no sabemos adónde ir. “Dios es nuestro único apoyo”, dijo.

Hamás dice que cerrar el cruce de Rafah es una continuación de la política de Israel de «matar de hambre y perseguir» a los palestinos, afirmando que esta medida socavará los esfuerzos de alto el fuego.

La Autoridad Palestina pidió a Estados Unidos «intervenir inmediatamente».

Mientras continuaba la operación militar en Rafah, una delegación israelí de nivel medio llegó a El Cairo para conversar después de que Hamas anunciara el lunes por la noche, en un hecho sorprendente, que había aceptado el acuerdo de alto el fuego revisado, lo que desató celebraciones entre los residentes de Gaza.

Pero las condiciones de Hamás eran significativamente diferentes del borrador egipcio que estuvo sobre la mesa hace dos semanas y que fue elaborado en coordinación con Israel. Los funcionarios israelíes afirmaron que el anuncio de Hamás era una artimaña para detener el ataque a Rafah y desviar la presión internacional sobre Israel.

READ  Mediadores: Israel y Hamás están cerca de llegar a un acuerdo sobre la liberación de los rehenes - The Irish Times

El primer ministro Benjamín Netanyahu describió el proyecto de Hamás como «muy alejado de las demandas vitales de Israel».

Dijo: «Ya hemos demostrado en la anterior operación de liberación de rehenes que la presión militar sobre Hamás es una condición previa para el regreso de los rehenes».

El Ministro de Defensa, Yoav Galant, dijo: “La operación en Rafah no se detendrá hasta que Hamás sea eliminado, o hasta que el primer rehén regrese a Israel”.

Muchos analistas creen que Netanyahu se muestra reacio a apoyar un alto el fuego porque probablemente conduciría al fin de su coalición de derecha. Los miembros de la coalición de extrema derecha amenazaron con retirarse del gobierno si se alcanzaba una tregua.

Sin embargo, todo el gabinete de guerra, incluidos los ministros del centro, rechazó el nuevo proyecto de Hamás y apoyó el envío de una delegación a El Cairo para continuar las conversaciones.

John Kirby, portavoz de seguridad nacional de la Casa Blanca, dijo que “una evaluación cuidadosa de las posiciones de ambas partes indica que deberían poder cerrar las brechas restantes”, y que el jefe de la CIA, Bill Burns, estuvo presente en las conversaciones de El Cairo.

El Ministro de Finanzas de extrema derecha, Bezalel Smotrich, calificó la decisión de enviar una delegación israelí a El Cairo como “un error y una caída en la trampa de manipulación que Hamás nos tendió con Qatar y Egipto”.

El Ministerio de Salud de Gaza dijo que un total de 34.789 palestinos, la mayoría de ellos civiles, murieron en el conflicto.

La guerra comenzó cuando militantes de Hamás atacaron Israel el 7 de octubre, matando a unas 1.200 personas y secuestrando a unas 250 más, de las cuales se cree que 133 permanecen cautivas en Gaza, según estadísticas israelíes.

READ  Significant decrease in the number of dogs destroyed in the Irish pound in 2020

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *