Noticias de la UE: España ignora el consejo de la Comisión de la UE sobre el plan de recuperación del gobierno | Mundo | Noticias

El primer ministro español, Puntare Sánchez, siguió los pasos del húngaro Victor Orban, el búlgaro Baiko Borisov y los líderes de Austria y Eslovaquia cuando se trató de negociar y aprobar una hoja de ruta para boicotear en gran medida el parlamento de su país. Aunque las reglas de la Comisión Europea no estipulan que deba celebrarse un referéndum, el entorno anima a los Estados miembros a alcanzar el mayor consenso posible.

Un año después de que el continente se viera afectado por la crisis del gobierno, la elección de un camino por parte de los cinco países se consideraría un revés para la unidad de los estados miembros de la UE.

Sánchez y su gabinete vieron su oposición a ir con la reunión.

Pablo Casado, líder del Partido Popular Conservador, acusó al primer ministro de “estar en desacuerdo” con miembros de la oposición sobre las reformas.

Los gobiernos de los estados miembros, incluida Italia, han consultado con los legisladores de la oposición sobre los cambios en sus planes.

Casado se opuso a la medida, diciendo que debería ser “votada por el documento” en el Congreso español.

La semana pasada se enfrentó directamente al Sr. Sánchez sobre el asunto.

Preguntó: “¿Por qué no traer aquí el plan de recuperación?”

Casado argumentó que “todos los países” de la Unión Europea discutieron planes con sus parlamentos, lo que no era cierto.

Leer más: La UE establece un mega plan fiscal para llenar el agujero presupuestario del Brexit

Hungría y Bulgaria adoptaron un enfoque similar al abstenerse de votar sobre sus respectivos planes de recuperación.

READ  Prana La Borneo - Asturias, España

El comentarista de Bruselas, Sr. Orban, presentó su documento después de la fecha límite, lo que fue visto como una negación de la autoridad de la UE.

El plan se habría aprobado si el líder húngaro lo hubiera presentado al parlamento del país.

Tiene mayoría con su partido Fidesz, acumulando 133 de los 199 delegados.

En Bulgaria, el ex primer ministro Poyko Borisov se negó firmemente a llevar el plan al parlamento después de su derrota en las elecciones del 4 de abril.

Fue reemplazado la semana pasada por el presidente Stephen Yanev.

La nación de Europa del Este ahora tiene un gobierno interino, y el documento fue enviado a Bruselas con el pleno consenso de un ejecutivo que no está en el poder.

Borisov acusó al nuevo parlamento de querer “desacreditarlo”.

Dijo: “¿Crees que les interesa este plan? Si votaron por mi renuncia, ¿por qué debería aparecer? Yo solo soy un ciudadano”.

El gobierno austriaco también excluyó a su parlamento y envió su plan directamente a Bruselas.

Los medios austriacos han informado de que la oposición ha acusado al primer ministro Sebastian Kurz de “tardar demasiado” en presentar el documento final a la Comisión Europea.

Desde 2020, el centro-derecha y los Verdes, encabezados por el ejecutivo Kurz, han pedido más énfasis en las políticas ambientales en el documento.

Eslovaquia, por su parte, creó un panel multidisciplinario para desarrollar el plan, pero no lo sometió a votación parlamentaria.

Mientras tanto, el Parlamento irlandés no ha votado sobre su plan de recuperación, pero en las últimas semanas el gobierno ha respondido a las preguntas de los delegados sobre aspectos específicos de la hoja de ruta.

READ  El deporte critica el plan de la Liga española para la Superliga europea como 'separatista y élite'

El papel de Irlanda en la UE es importante ahora porque ocupa la presidencia del Eurogrupo y guiará las políticas económicas del campo en los próximos años.

Informe adicional de María Ortega.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *