Tratamiento del estreñimiento intratable en niños.

fondo:

El estreñimiento que dura mucho tiempo y no se resuelve con medidas terapéuticas convencionales se denomina estreñimiento intratable. Tratar el estreñimiento intratable es difícil e implica tratamientos farmacológicos o no farmacológicos, así como abordajes quirúrgicos. El estreñimiento no resuelto puede afectar negativamente a la calidad de vida, con implicaciones adicionales para los sistemas de salud. Por tanto, existe una necesidad urgente de identificar tratamientos eficaces y seguros.

Objetivos:

Evaluar la efectividad y la seguridad de los tratamientos utilizados para el estreñimiento intratable en niños.

métodos de búsqueda:

Se realizaron búsquedas en CENTRAL, MEDLINE, Embase y en los registros de dos ensayos hasta el 23 de junio de 2023. También se realizaron búsquedas en las listas de referencias de los estudios incluidos para encontrar estudios relevantes.

Criteria de selección:

Se incluyeron ensayos controlados aleatorios (ECA) que compararon cualquier tratamiento farmacológico, no farmacológico o quirúrgico con placebo u otro comparador activo, en participantes de cero a 18 años con estreñimiento funcional que no habían respondido al tratamiento médico convencional.

Recogida y análisis de datos:

Se utilizaron métodos Cochrane estándar. Nuestros resultados primarios fueron la resolución de los síntomas, la frecuencia de la defecación, el éxito del tratamiento y los eventos adversos; Los resultados secundarios fueron consistencia de las heces, defecación dolorosa, calidad de vida, frecuencia de incontinencia fecal, dolor abdominal, ingreso hospitalario por malestar y ausencia escolar. Se utilizó GRADE para evaluar la certeza de la evidencia para cada resultado primario.

Resultados clave:

Esta revisión incluyó diez ensayos controlados aleatorios con 1278 niños con estreñimiento intratable. Se evaluó un estudio como de bajo riesgo de sesgo en todos los ámbitos. Hubo serias preocupaciones sobre el riesgo de sesgo en seis estudios. Un estudio comparó una inyección de 160 unidades de toxina botulínica A (n=44) con ablandadores de heces orales no específicos (n=44). No estamos completamente seguros de si la inyección de toxina botulínica A mejora el éxito del tratamiento (cociente de riesgos[RR]37,00; intervalo de confianza[IC]del 95%: 5,31 a 257,94; evidencia de certeza muy baja, disminuida debido a preocupaciones graves sobre el riesgo de sesgo y la imprecisión). La defecación frecuente se informó sólo en el grupo de inyección de toxina botulínica A (intervalo medio de 2,6 días). El estudio no informó ningún dato sobre otros resultados primarios. Un estudio comparó estolato de eritromicina (n = 6) con placebo (n = 8). El único resultado primario informado fueron los eventos adversos, que fueron 0 en ambos grupos. La evidencia es de certeza muy baja debido a preocupaciones sobre el riesgo de sesgo y una imprecisión grave. Un estudio comparó 12 o 24 mcg de lubiprostona oral (n=404) dos veces al día con placebo (n=202) durante 12 semanas. Puede haber poca o ninguna diferencia en el éxito del tratamiento (RR 1,29; IC del 95%: 0,87 a 1,92; evidencia de certeza baja). También se encontró que la lubiprostona probablemente produjo poca o ninguna diferencia en los eventos adversos (RR 1,05; IC del 95%: 0,91 a 1,21; evidencia de certeza moderada). El estudio no informó ningún dato sobre otros resultados primarios. Un estudio comparó enemas de dioctilsulfosuccinato de sodio y sorbitol durante tres semanas (n = 51) con laxantes de polietilenglicol de 0,5 g/kg/día (n = 51) durante 52 semanas. No estamos completamente seguros de si los enemas de dioctilsulfosuccinato de sodio y sorbitol mejoran el éxito del tratamiento (RR 1,33; IC del 95%: 0,83 a 2,14; evidencia de certeza muy baja, disminuida debido a preocupaciones graves sobre el riesgo de sesgo y la imprecisión). Los resultados de la frecuencia de defecación por semana se informaron solo como medias del modelo utilizando un modelo lineal mixto. El estudio no informó ningún dato sobre otros resultados primarios. Un estudio comparó la terapia de biorretroalimentación (n = 12) con ninguna intervención (n = 12). No estamos completamente seguros de si el tratamiento de biorretroalimentación mejora la precisión de los síntomas (RR 2,50; IC del 95%: 1,08 a 5,79; evidencia de certeza muy baja, disminuida debido a preocupaciones graves sobre el riesgo de sesgo y la imprecisión). El estudio no informó ningún dato sobre otros resultados primarios. Un estudio comparó 20 minutos de toxina botulínica A estimulada eléctricamente intrarrectal utilizando una frecuencia de 2800 Hz y una dosis de toxina botulínica A de 10 UI/kg (n = 30) con una inyección de toxina botulínica A de 10 UI/kg (n = 30). No estamos completamente seguros de si la toxina botulínica A intrarrectal estimulada eléctricamente mejora la resolución de los síntomas (RR 0,96; IC del 95%: 0,76 a 1,22; evidencia de certeza muy baja) o si aumenta la frecuencia de la defecación (diferencia de medias[DM]0,00; IC del 95%: -1,87). a 1,87 tampoco estamos completamente seguros de si la toxina botulínica A estimulada eléctricamente por vía intrarrectal tiene un perfil de seguridad mejorado (RR 0,20; IC del 95%: 0,01 a 4,00; la evidencia de estos resultados es muy baja debido a preocupaciones graves sobre el riesgo de infección). sesgo e imprecisión El estudio no proporcionó datos sobre el éxito del tratamiento. Un estudio comparó 60 unidades de toxina botulínica A (n = 21) con esfinterectomía anal interna (n = 21). IC del 95%: 0,75 a 1,34; evidencia de certeza muy baja. No se informaron eventos adversos ni datos sobre otros resultados primarios. Un estudio comparó 0,04 mg/kg de prucaloprid oral (n = 107) una vez al día más placebo (). n = 108) durante ocho semanas. El prucaloprid oral probablemente causó poca o ninguna diferencia en la frecuencia de defecación (DM 0,50; IC del 95%: -0,06 a 1,06; certeza moderada); Éxito del tratamiento (RR 0,96; IC del 95%: 0,53 a 1,72; evidencia moderadamente segura); y eventos adversos (RR 1,15; IC del 95%: 0,94 a 1,39; evidencia moderadamente segura). El estudio no proporcionó datos sobre la resolución de los síntomas. Un estudio comparó la estimulación eléctrica transcutánea con la estimulación simulada y otro comparó una dieta mediterránea prescrita por un dietista con instrucciones escritas versus instrucciones escritas. Estos estudios no informaron ninguno de los resultados primarios preespecificados.

READ  Reproducción retrasada hasta 2022 en medio de una lucha por revisar toda la consola portátil

Conclusiones de los autores:

Se identificó evidencia de certeza baja a moderada de que la lubiprostona oral puede dar lugar a poca o ninguna diferencia en el éxito del tratamiento y los eventos adversos en comparación con el placebo. Según evidencia de certeza moderada, es probable que haya poca o ninguna diferencia entre prucaloprid oral y placebo en la frecuencia de defecación, el éxito del tratamiento o los eventos adversos. Para todas las demás comparaciones, la certeza de la evidencia para los resultados primarios preespecificados es muy baja debido a serias preocupaciones sobre las limitaciones y la imprecisión de los estudios. Por lo tanto, no fue posible sacar conclusiones sólidas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *