¿Cómo colapsaron las ambiciones lunares de Rusia?

El accidente de la nave espacial rusa Luna-25 en la Luna el 19 de agosto marcó el último intento fallido de la agencia espacial Roscosmos de explorar el espacio interplanetario. Si bien las causas del accidente aún se están investigando, ya está claro que fue el resultado de una serie de problemas que afectan al programa espacial ruso: falta de financiación y personal de ingeniería, dependencia de los intereses políticos estatales y debilidad. Sanciones occidentales en la compra de componentes electrónicos críticos.

Lanzar una sonda de investigación a la Luna ha sido el objetivo de los científicos rusos desde los años 1990. La primera misión interplanetaria del Estado ruso moderno, Mars 96, fracasó en 1996. Como resultado, las organizaciones científicas decidieron moderar sus ambiciones y adoptar un objetivo aparentemente más fácil: llevar una sonda a la luna.

En aquel momento, el programa espacial de Rusia se encontraba en una situación diferente a la actual. Aunque la industria carecía de fondos suficientes, contaba con un personal altamente profesional que, en la época soviética, organizó exitosas expediciones de investigación a Venus. La Unión Soviética tuvo menos suerte para llegar a Marte, pero eso se debió a la escasez de electrónica soviética, no a la falta de profesionalismo.

La financiación para el proyecto no se estabilizó hasta 2005, cuando Roscosmos lo incluyó en el programa espacial federal para el período 2005-2015. Posteriormente, el proyecto tuvo que ser revisado una y otra vez, principalmente debido a la falta de financiación.

En la primera década del siglo XXI, el programa espacial sufrió una crisis financiera y hubo una competencia constante por el dinero entre diferentes proyectos dentro de la industria. A sus partidarios se les llamaba «marcianos»: aquellos que querían investigar Marte; «Locos» – aquellos que priorizaron la luna; y «astrofísicos», que querían explorar más en el espacio profundo. Se dio prioridad a proyectos que contaban con el apoyo de socios internacionales o que prometían descubrimientos ambiciosos.

Mucho ha dependido de la autoridad de los principales grupos de presión de todas las denominaciones. Al principio ganaron los astrofísicos y pudieron conseguir fondos para el proyecto del Telescopio Espacial Integrado en cooperación con la Agencia Espacial Europea.

READ  China ha construido un 'satélite' que puede ocultar la gravedad

A la hora de explorar el sistema solar, Roscosmos siguió centrado en Marte, por lo que se dio preferencia al proyecto Phobos-Grant. La misión prometía una hazaña aún más ambiciosa: recuperar suelo de la luna más grande de Marte, Fobos. La Luna siempre ha sido periférica a los intereses del Estado y, por tanto, ha sido financiada de forma residual.

Las probabilidades de enviar una misión a la Luna aumentaron en 2011, cuando en verano se lanzó el telescopio espacial Spektr-R, para deleite de los astrofísicos. Pero la nave espacial Phobos-Grunt sufrió un fallo mecánico ese invierno, se vino abajo durante su regreso a la atmósfera terrestre. Los planes para el módulo lunar se basaron en el diseño de Phobos-Grunt. Y su fracaso obligó a los ingenieros a volver a la mesa de dibujo. También en ese momento, la composición de la propia industria espacial estaba cambiando dramáticamente. Los científicos experimentados se marchaban y los especialistas más jóvenes ocupaban su lugar. Necesitaban nuevos proyectos ambiciosos y con un alto grado de riesgo para ganar experiencia y prestigio.

Varios factores afectaron la implementación del programa Luna simultáneamente. El principal de ellos fue la toma de Crimea por parte de Rusia en 2014, lo que llevó a Estados Unidos Penalizaciones Prohibir la exportación de componentes electrónicos de alta tecnología a Rusia. Muchos artículos electrónicos importantes tuvieron que ser reacondicionados o comprados a nuevos proveedores. Uno de estos aparatos, el dispositivo de navegación inercial Bius-L, ya no podía importarse, por lo que tuvo que fabricarse localmente. El éxito del Luna-25 depende de su correcto funcionamiento cuando se estrella.

La segunda dificultad surgió de nuevo a causa de la competencia entre los marcianos y los astrofísicos. Aunque la financiación para la investigación espacial en Rusia mejoró durante la primera década del siglo XXI, se dejó que las misiones compitieran por el personal de ingeniería. La producción de componentes para el programa espacial está dominada por la asociación estatal Lavochkin. Sin embargo, su capacidad de fabricación se dividió entre la producción de piezas para satélites de observación meteorológica, la misión a Marte y los programas de telescopios espaciales. Como a estas misiones se les dio mayor prioridad, el trabajo en Moon-25 se retrasó.

Finalmente, en 2019, la Sociedad Lavochkin completó su parte en estos proyectos, dejando más tiempo para el programa lunar. Los recientes retrasos y aplazamientos de lanzamiento, primero hasta 2022 y luego hasta 2023, se han relacionado nuevamente con consolas de reemplazo para importaciones. Controlaría la posición, la velocidad y la distancia de la nave espacial desde la superficie lunar.

El 11 de agosto de 2023, Luna-25 finalmente se lanzó desde el cosmódromo de Vostochny, en el lejano oriente de Rusia. Un mes antes, India lanzó su módulo lunar, Chandrayaan 3, que se suponía aterrizaría relativamente cerca de su homólogo ruso. Se reveló una carrera no revelada entre las dos investigaciones. India tenía la delantera, pero su arte avanzaba por un camino más conservador. Según el plan, Chandrayaan-3 debía aterrizar dos días después del aterrizaje de la nave espacial rusa, el 23 de agosto.

Al final, Luna-25 logró acercarse a la Luna más que Chandrayaan 3, pero para entonces los expertos rusos habían notado «señales preocupantes».

Se produjo un error durante la primera corrección de la trayectoria del rover a la luna, lo que requirió reiniciar los motores. Ya ha quedado claro que el vuelo Luna-25 no se desarrolló según lo previsto, aunque esto no se ha anunciado oficialmente. Una vez que comenzó a orbitar la Luna, nada impidió que los científicos dejaran el dispositivo durante unos días, o incluso meses, para poder estudiar sus fallos e intentar solucionarlos. Se esperaba que Luna-25 operara en la Luna hasta por un año, por lo que la estación podría haber permanecido en órbita durante mucho tiempo en caso de un mal funcionamiento. Pero si eso hubiera sucedido, la India habría superado a Rusia en la carrera por convertirse en el primer conquistador de la región alrededor de la Luna.

Además, Rusia celebra el Día de la Bandera el 22 de agosto. La bandera rusa fue colocada a bordo de la nave espacial Luna 25 antes de su lanzamiento; tal vez Roscosmos quería publicar por primera vez una foto de la bandera rusa plantada en la luna para celebrar la festividad.

La última operación antes del aterrizaje del Luna-25 fue entrar en una órbita previa al aterrizaje sobre la Luna, a una altitud de 18 a 100 km. Cuando se puso en marcha el motor, tardó aproximadamente una vez y media más de lo previsto. Debido a esto, el ángulo de la órbita cayó hasta la intersección con la superficie y el dispositivo se estrelló en la cara oculta de la luna.

Y las consecuencias del accidente pueden manifestarse principalmente en una reducción de la financiación para futuros proyectos científicos en el espacio, cuando Roscosmos formule un nuevo programa espacial federal para el período 2025-2034. Más precisamente, este incidente, y el daño que causó a la posición del país en este campo, podría convertirse en una razón adecuada para reducir los presupuestos de investigación en un momento en que todas las prioridades del país se dirigen a las necesidades del Ministerio de Defensa.

La investigación y exploración científica de la luna son tan ajenas a los intereses del actual gobierno ruso que los científicos y funcionarios de Roscosmos tendrán que trabajar duro para convencer a los funcionarios de que les den la financiación necesaria para continuar.

La próxima misión de Rusia a la Luna, Luna 26, está programada para lanzarse a más tardar en 2027, y Luna 27 a más tardar en 2028. Pero esas fechas pueden cambiar dependiendo de los acontecimientos en primera línea, la situación económica interna y el status quo. . La estabilidad del poder del Kremlin.

Las opiniones expresadas en los artículos de opinión no reflejan necesariamente la posición de The Moscow Times.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *