Investigadores revelan cómo las bacterias intestinales afectan el crecimiento de hongos

Las bacterias en el intestino proporcionan información sobre las cantidades de hongos del género Candida potencialmente patógenos. Sorprendentemente, entre ellas se encuentran las bacterias del ácido láctico, conocidas por su capacidad para prevenir enfermedades fúngicas. Investigadores del Instituto Leibniz para la Investigación de Productos Naturales y Biología de Infecciones (Leibniz-HKI) y colaboradores daneses y húngaros agregan otra pieza al rompecabezas de comprender el microbioma intestinal humano.

El microbioma intestinal humano es una comunidad muy compleja en la que muchos microbios se regulan entre sí. Las especies individuales pueden propagarse y causar infección si existe un desequilibrio como resultado de los antibióticos u otras influencias ambientales. Los hongos Candida, por ejemplo, se encuentran en los intestinos de muchas personas sanas. Por lo general, son inofensivos, pero tienen el potencial de causar infecciones sistémicas graves. Es difícil estudiar estas interacciones en el intestino. Cientos de especies de bacterias y hongos solo pueden cultivarse parcialmente en el laboratorio, muchas de las cuales ni siquiera se conocen. Entonces, los investigadores de Leibniz-HKI están tratando de arrojar más luz sobre el intestino utilizando estudios metagenómicos.

Para el estudio, publicado ahora en Nature Communications, los investigadores examinaron muestras de heces de 75 pacientes con cáncer y encontraron que ciertas especies bacterianas siempre aparecían en mayor número cuando la cantidad de hongos del género Candida también era alta. «Usando estos datos, desarrollamos un modelo informático que fue capaz de predecir la cantidad de Candida en otra cohorte de pacientes con una precisión de alrededor del 80 por ciento en función de las especies y cantidades bacterianas», explicó Bastien Silbinder, autor principal del estudio. Estas bacterias incluían principalmente especies tolerantes al oxígeno. Seelbinder realiza investigaciones en el Departamento de Dinámica del Microbioma de Gianni Panagiotou en Leibniz-HKI, que se enfoca ampliamente en el microbioma intestinal. Lo que sorprendió a los investigadores no fue solo lo bien que predijo la cantidad de hongos en función de las especies bacterianas presentes, sino también qué bacterias estaban asociadas con grandes cantidades del hongo. «Encontramos un número cada vez mayor de especies bacterianas que producen ácido láctico, incluidas las especies de lactobacilos», explica Silbinder. Fue un descubrimiento inesperado. «Al principio no me lo creía, así que lo comprobé varias veces, siempre con el mismo resultado».

READ  La NASA ofrece volar su nombre alrededor de la luna en Artemis I - Boston 25 News

Por qué está sorprendido: varios estudios han demostrado el efecto protector de las bacterias del ácido láctico contra las infecciones fúngicas. Uno fue publicado el año pasado por el grupo de Panagiotou, también en la revista Nature Communications. “El resultado muestra una vez más cuán complejo es el microbioma intestinal humano y cuán difícil es descifrar las interacciones de diferentes microorganismos”, dijo Banagio. La corazonada de los investigadores: las bacterias del ácido láctico, especialmente del género Lactobacillus, favorecen la multiplicación de Candida pero al mismo tiempo hacen que el hongo sea menos virulento. Esto puede deberse al hecho de que las especies de Candida pueden alterar su metabolismo para poder utilizar el lactato producido por las bacterias del ácido láctico. Esto les da una ventaja competitiva sobre otros hongos como Saccharomyces cerevisiae, descubrieron los investigadores en experimentos adicionales. Sin embargo, el cambio metabólico también parece hacer que Candida permanezca en su forma de levadura esférica normalmente inofensiva en lugar de formar hifas fúngicas que pueden invadir la mucosa intestinal.

«También hay una sugerencia de que ciertos grupos de especies de lactobacilos pueden tener efectos diferentes», dijo Silbinder. Para investigar esto, el siguiente paso será realizar análisis genómicos más detallados de la bacteria. «Para el estudio actual, examinamos muestras de heces de pacientes con cáncer que tienen un riesgo particular de infección por hongos», explica Banagio. Para estudios adicionales, se podrían incluir muestras de personas sanas para desarrollar estrategias a largo plazo para pacientes de alto riesgo en función de su microbioma. Favorito

READ  “La situación en la que estamos es terrible”.

(Esta historia no ha sido editada por el personal de Devdiscourse y se generó automáticamente a partir de un feed sindicado).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *