La extraña muerte de las empresas británicas – The Irish Times

La Gran Bretaña corporativa está muriendo. Pero no es una muerte natural. Al obligar a que las promesas de pensiones a largo plazo, inherentemente inciertas, se conviertan -al menos en teoría- en certidumbres, se ha causado un daño grave a los mercados de capitales del Reino Unido y al sector empresarial del país. Es demasiado tarde para reparar el daño causado por las oportunidades perdidas. No es demasiado tarde para dejar de causar más daño en el futuro.

He escrito varias columnas sobre los acuerdos de pensiones en el Reino Unido, la más reciente en junio. Los jubilados actuales y potenciales del sector público y la generación actual de jubilados del sector privado disfrutan de pensiones seguras vinculadas a los ingresos. Las generaciones más jóvenes de trabajadores del sector privado dependerán de rendimientos inciertos de sus (a menudo insuficientes) ahorros. Es una enorme disparidad generacional. Sin embargo, el daño a los mercados de capitales y al sector empresarial es un problema igualmente importante, afirma Michael Torrey, cofundador de la consultora Ondra y coautor de un reciente manual sobre pensiones del Instituto Tony Blair.

La relación precio-beneficio del FTSE 100 se ha desplomado, de aproximadamente 17 veces en 2006 a 11 veces hoy. Las evaluaciones de los inversores deben reflejar el valor actual de los flujos de efectivo esperados. Los flujos de efectivo se pueden dividir, de forma continua, en dividendos y recompras reales realizadas o esperadas durante el siguiente período de 10 años y flujos de efectivo posteriores (o “valor terminal”). Una empresa que crea más valor del que distribuye genera valor final, mientras que una empresa que distribuye más valor del que crea lo agota. Según el Partido Conservador, el valor final de las empresas británicas se ha desplomado de 1,6 billones de dólares (1,52 billones de euros) en 2006 a 0,9 billones de dólares en la actualidad. Sin embargo, mientras el valor terminal de las principales empresas del Reino Unido se está reduciendo, el valor de sus homólogas estadounidenses ha aumentado más del 300 por ciento, e incluso las empresas alemanas y francesas han aumentado más del 50 por ciento.

READ  El sector de la construcción se recupera para dar un impulso a la vivienda

Como dijo Warren Buffett: “A corto plazo, el mercado es una máquina de votar, pero a largo plazo es una máquina de pesar”. He sopesado debidamente a las empresas británicas y he descubierto que son débiles.

¿Por qué pasó esto? La respuesta comienza con las pensiones y las compañías de seguros del Reino Unido inundando las acciones del Reino Unido. La proporción de sus carteras en acciones del Reino Unido se ha reducido de más del 50 por ciento al 4 por ciento en las últimas tres décadas. Las empresas también se vieron obligadas a aportar 250.000 millones de libras esterlinas (288.000 millones de euros) en contribuciones a las pensiones para cubrir el déficit imaginario. Qué ilusorio fue que sus pasivos disminuyeran en un billón de libras después del reciente aumento de las tasas de interés. La menguante base de inversores ha provocado una disminución significativa en la cantidad de capital recaudado por las empresas británicas.

Todo esto ha reducido la capacidad de las empresas para invertir y, por tanto, crecer. La consiguiente disminución del potencial de crecimiento de los dividendos y, por tanto, de las ganancias de capital, ha dado lugar a mayores pagos, lo que reduce aún más el efectivo para invertir. La menguante base de inversores del Reino Unido también ha dado lugar a mayores demandas por parte de inversores no británicos. En 2004, el 65 por ciento de las distribuciones permanecieron en el Reino Unido. Para 2022, este porcentaje alcanzó alrededor del 25 por ciento. Se trata entonces de un círculo vicioso de autoliquidación empresarial que se refuerza a sí mismo.

READ  Ex CEO de FTX Bankman-Fried acusado de fraude

Nada de esto importa mucho en una economía financiera ficticia, donde las fronteras nacionales no importan, donde la inversión puede financiarse desde cualquier parte del mundo y donde los mercados son racionales y previsores. Pero, en realidad, las empresas estadounidenses se benefician enormemente del acceso preferencial a los mercados de capital estadounidenses, del mismo modo que los inversores estadounidenses se benefician de relaciones superiores con las empresas estadounidenses. La ubicación es importante. A medida que las empresas británicas pasan a ser cada vez más propiedad de extranjeros, los intereses del Reino Unido pasarán a un segundo plano.

Es esencial reactivar los mercados de capitales del Reino Unido. Esto requerirá el restablecimiento de grandes reservas de capital local, que disfrutarán de las ventajas de la familiaridad y los contactos que conlleva la residencia. Ese dinero no debería verse obligado a invertirse en el Reino Unido. Pero deberían poder ver –y aprovechar– las oportunidades locales mucho mejor que los extranjeros.

Parte de la respuesta es consolidar los fondos restantes de beneficios definidos. La solución que ya se ha probado –el Fondo de Protección de Pensiones– ya se ha establecido y se ha demostrado que funciona. Tiene un historial de consolidación exitoso, con más de 1.100 cajas alojadas hasta la fecha. El proceso puede comenzar. Otra parte de la respuesta es un movimiento hacia fondos colectivos de contribución definida, en lugar de la plétora de fondos más pequeños que existen hoy en día, de los cuales hay más de 3.000, según Citigroup. Una vez más, la uniformidad es esencial.

El ataque al sector de pensiones y a los mercados de capitales del Reino Unido es una de las mayores formas de injusticia generacional jamás vista. Las personas mayores ricas de hoy han destruido el pacto de pensiones intergeneracional al imponer el objetivo absurdo de la seguridad absoluta. En el proceso, también han matado de hambre a los mercados de capitales y, por tanto, al sector empresarial, del que dependerán sus hijos y nietos. Esto es una tragedia. También es un llamado a la acción inmediata. – Copyright Financial Times Limited 2023

READ  Aer Lingus finalizará su ruta de Dublín a Londres Gatwick a finales de marzo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *