Mejorar la salud mental a través de los museos: la exploración italiana del potencial curativo de los espacios de los museos

Palabras clave: salud mental, bienestar, museos, Italia.

En las últimas dos décadas, ha surgido un creciente conjunto de evidencia que respalda la relación entre los museos y la salud, demostrando particularmente el papel de los programas artísticos en el apoyo a la salud mental (Chatterjee y Kamek, 2015). Sin embargo, más allá del papel de los programas ofrecidos por las instituciones museísticas, es interesante explorar cómo el entorno del museo, incluido su espacio físico, puede influir en el bienestar de las personas. ¿Qué características espaciales tangibles e intangibles deberían considerar los museos para adoptar una nueva idea de accesibilidad relacionada con el bienestar social? En última instancia, ¿qué estrategias intersectoriales deberían seguir para convertirse en actores clave de las políticas sociales y de salud?

No es coincidencia que experimentos innovadores que investigan el impacto de los espacios culturales en la salud mental surgieran simultáneamente con la pandemia o después. La pandemia de COVID-19 ha tenido un profundo impacto en la redefinición de la relación entre los museos y el público, poniendo de relieve la fragilidad de esta relación.

A la luz de la evidencia internacional presentada en el informe de la OMS de 2019 titulado “¿Cuál es la evidencia sobre el papel de las artes en la mejora de la salud y el bienestar?” (Fancourt y Finn, 2019), en Italia, especialmente en Piamonte, se han puesto en marcha algunos proyectos piloto con el apoyo de la Compagnia di San Paolo en Turín. Estos proyectos italianos pretendían no sólo evaluar los beneficios de las prácticas artísticas para la salud –como el proyecto DanzArte, que traduce las respuestas emocionales al arte en movimientos físicos mediante el uso de técnicas interactivas y multimedia– sino también, más específicamente, la relación entre la calidad de los espacios arquitectónicos del museo y el bienestar experimentado por los visitantes. En este artículo, presentaré el Proyecto Luoghi Comuni, un proyecto interdisciplinario y participativo desarrollado por MinD Mad in Design, una asociación enfocada en mejorar la salud mental de los jóvenes a través de actividades culturales.

Comuna de Logie: Los museos sirven como “espacios cotidianos” para comunidades vulnerables

El proyecto Luoghi Comuni (Espacios Compartidos) nació en respuesta a una convocatoria de ideas con el objetivo de explorar cómo los aspectos tangibles e intangibles de los espacios culturales pueden impactar positivamente en la salud mental. El proyecto surgió de la necesidad de promover la inclusión social de personas con salud mental frágil fomentando su participación en museos e instituciones culturales. También surgió de la necesidad de crear conciencia entre las instituciones culturales sobre ciertos grupos vulnerables que a menudo enfrentan el estigma social.

READ  La forma de lanzar y más allá del telescopio espacial James Webb de la NASA

El proyecto se implementó a través de una serie de iniciativas participativas que involucraron a instituciones culturales de la ciudad de Turín, con un fuerte enfoque en la participación activa de personas con experiencia en problemas de salud mental. Está organizado en torno a una serie de visitas culturales guiadas, que brindan a las personas con experiencias de fragilidad mental (junto con sus familiares y profesionales de la salud interesados ​​en desarrollar nuevos enfoques de atención) una oportunidad para alejarse de sitios poco atractivos y a menudo mal mantenidos. Dónde se prestan servicios de salud mental, lo que muchas veces puede provocar autoestigma.

El proyecto pretende animarles a interactuar frecuentemente con lugares culturales conocidos por su atención al detalle y lugares estéticamente agradables caracterizados por el cuidado y la belleza. Así, las visitas se convierten en una oportunidad para transmitir a los pacientes el valor que resulta del sentimiento de cuidado de los lugares y de la belleza de la arquitectura. También ha brindado una oportunidad para que los pacientes, sus familias y los profesionales de la salud se pregunten si estos espacios pueden hacer que las personas con fragilidad mental se sientan cómodas, darles la bienvenida regularmente como parte de su audiencia y, finalmente, considerar los museos como “espacios compartidos”. ‘. Para este proyecto, se seleccionaron cuidadosamente centros culturales y museos por sus diversas características ambientales y espaciales: desde museos institucionales ubicados en edificios cerrados (Fondazione Sandretto Re Rebaudengo, Centro Italiano para la cámara de fotografía(a espacios verdes urbanos)Pav parque arte vivinte) a la apertura de nuevos centros de encuentro social y cultural de jóvenes (fuera del tema). Este enfoque permitió evaluar, medir e informar el nivel de bienestar resultante de las experiencias culturales, aprovechando herramientas, directrices y estándares establecidos colectivamente.

El proyecto se desarrolló a través de una serie de acciones organizadas según diferentes niveles de participación con el objetivo de promover la inclusión social y acciones intersectoriales. Representantes de museos e instituciones culturales, así como personas con problemas de salud mental, participaron en un taller inicial de codiseño para profundizar en el concepto de “lugar blando”. Esto se logró mediante un mapeo conjunto de los espacios culturales de «sentirse bien» de la ciudad, donde se siente el bienestar y se identifican sus características espaciales. La evaluación incluyó elementos como la hospitalidad, la disposición espacial, la accesibilidad, la participación, la comunicación y la organización interna.

Figura 1. Mapa de lugares culturales e indicadores de salud mental resultantes de actividades de mapeo conjunto. @MinD está loco por el diseño

Los resultados tuvieron como objetivo identificar los principales aspectos a investigar a través de una herramienta de seguimiento digital: una encuesta basada en diversos criterios de medición (accesibilidad, percepción sensorial, hospitalidad, comunicación, etc.). Las preguntas de la encuesta debían responderse utilizando una escala del 1 al 4 (1. nada, 2. un poco, 3. moderadamente, 4. mucho) y se presentaban con una declaración que animaba a los participantes a notar y centrarse en cosas distintas y específicas. . Indicadores ambientales. Luego se utilizó una matriz para procesar las puntuaciones de las categorías, lo que permitió el siguiente análisis de datos.

Figura 2. Escaneo digital de Luoghi Comuni. @MinD está loco por el diseño

Una vez establecidos el cuestionario y los métodos de recogida y procesamiento de datos, se pusieron en marcha 8 investigaciones de campo diferentes en museos y centros culturales por parte de un grupo de visitantes con experiencia directa o indirecta de fragilidad mental. Fueron guiados por profesionales del museo y apoyados por un equipo de psicólogos que monitorearon y monitorearon indicadores de bienestar individual y colectivo. Se ha creado una aplicación llamada “Luoghi Comuni” para orientar sobre cómo realizar fácilmente la visita y completar el cuestionario digital. Finalmente, un evento de culminación de los resultados de las visitas brindó la oportunidad de crear redes entre representantes de instituciones culturales y sanitarias. Este evento sirvió como punto de partida para visualizar nuevas colaboraciones y sinergias entre sectores.

¿Estar en un entorno de museo puede mejorar la salud mental?

READ  Muere el astronauta y exadministrador de la NASA Richard Trulli a los 86 años

Como resultado preliminar, Luoghi Comuni proporcionó a las instituciones culturales un indicador claro y cuantitativo de la “suavidad” de sus espacios, entendida como la capacidad de hacer sentir cómodos a individuos vulnerables. Esperamos que estos resultados lleven a reconsiderar y mejorar algunas de las características de los espacios museísticos.

En los últimos años, ha habido un auge de los programas participativos e interactivos dentro de los museos, con el objetivo específico de promover el bienestar e involucrar a los visitantes para abordar diversos desafíos, incluidos los problemas de salud mental.

El proyecto Luoghi Comuni ha concienciado a pacientes y profesionales de la salud mental sobre la idea de que un museo o centro cultural pueden convertirse en espacios de salud mental, sirviendo como complemento eficaz a los centros sanitarios tradicionales. El proyecto también contribuyó a reducir el estigma y los prejuicios en torno al tema de la salud mental y proporcionó información valiosa para mejorar la calidad de los servicios dentro de las organizaciones culturales.

Desarrollar nuevos indicadores para medir el bienestar dentro de los entornos de los museos es el primer paso hacia reimaginar los espacios culturales como centros de salud mental. ¿Es realmente tan descabellado pensar que psicólogos y psiquiatras algún día podrían recomendar visitas a museos en lugar del tratamiento tradicional en centros de salud mental?[1]? El concepto de “receta de museo”, idea propuesta por primera vez por el Museo de Bellas Artes de Montreal (MMFA) en 2018 y adoptada recientemente por cinco museos de Bruselas, no parece descabellada, ni siquiera en Turín.

http://www.madindesign.com/projects/luoghi-comuni

Chatterjee H. y Kamek B. (2015) El potencial de salud y bienestar de los museos y galerías de arteArtes y salud, 7:3, 183-186

Fancourt, D. y Finn, S. (2019) ¿Cuál es la evidencia sobre el papel de las artes en la mejora de la salud y el bienestar? Organización Mundial de la Salud.

[1] En Italia existen centros de día públicos donde profesores y profesionales de la salud mental acogen a pacientes con un alto grado de independencia y les apoyan en diversas actividades de rehabilitación (gimnasio, arteterapia,…).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *