The Boss comienza en Belfast con No Surrender y luego desarrolla un set trascendental – The Irish Times

Bruce Springsteen y la E Street Band

Terrenos Boucher, Belfast
★★★★★

La idea de «nunca te rindas» tiene mucha resonancia en Belfast, escrita en paredes a dos aguas y dibujada con tinta sobre piel. Pero cuando Bruce Springsteen abre su espectáculo en la ciudad el jueves por la noche con «No Surrender», sabes que tiene una variación del tema.

Este fenomenal espectáculo está dedicado a los amigos perdidos, a «las cosas que nos dejan y las que quedan». Springsteen quiere ser fiel a la memoria, los ideales y la esencia de los difuntos. Lo interpreta como un espectáculo de avivamiento en una carpa. Este no es el momento de dar marcha atrás. Quiere manos en el aire y todos los corazones en juego.

Siguió con A Lonely Day, Prove It All Night Long y Ghosts. Hay una sección de metales, un coro y rostros queridos de E Street. Springsteen viste un chaleco negro, camisa blanca y Doc Martens rojo cereza. Su presencia es asombrosa.

Como era de esperar, no dirá mucho hasta que la banda se ponga en marcha, una hora después de iniciado el espectáculo. Pero las canciones dicen mucho y hay un gran giro en la noche cuando se revela la Tierra Prometida.

La E Street Band permaneció activa durante medio siglo. El líder de la banda celebrará su 75 cumpleaños en septiembre, pero parece estar en forma y entusiasmado. Springsteen y su banda todavía tocan espectáculos de tres horas, extrayendo canciones raras y favoritas del cancionero y mostrando una alegría genuina.

Belfast devuelve la calidez. Es su primer show en el norte desde 2013 y estamos encantados de saber que Hungry Heart y Backstreets están de regreso. Cuando un espíritu canta en la noche, recuerdas la deuda que el joven Bruce tenía con el espíritu cantante de Van Morrison. Más tarde, la forma de la armónica de She’s the One parece transformarse en los misteriosos ojos de Morrison.

READ  La negativa del príncipe Harry a asistir al monumento del príncipe Felipe descrita como una "declaración audaz"

Max Weinberg toca el tambor con un fuerte golpe en The Rising. Jake Clemons toca el saxofón, toca canciones con Springsteen y es el digno sucesor de su difunto tío Clarence.

Las últimas 10 canciones son cruciales y el grupo de 18 integrantes nunca flaquea. Steven Van Zandt lanza al actor de Glory Days, Thunder Road a la gira del público, mientras el cantante recoge baratijas y abraza a los fieles.

Hoy hace cincuenta años, Springsteen y la E Street Band abrieron para Bonnie Raitt en el Harvard Square Theatre, en Cambridge, Massachusetts. El periodista musical (y futuro manager de Springsteen) Jon Landau estaba en la fiesta y escribió un fragmento tonto de la historia del rock: «He visto el futuro del rock ‘n’ roll, y su nombre es Bruce Springsteen». Sin embargo, muchos de los reunidos en el resplandor del comienzo del verano en Belfast estarán de acuerdo con la declaración de 1974. Prevaleció.

Quieres que Springsteen sea incansable y nos lleve a través de tiempos de incertidumbre una vez más. Pero también sabe que el partido es limitado. De ahí el tono de su álbum de 2020, A Letter to You, centrado en la pérdida y el adiós.

Y así se fue de Belfast, con sólo su voz, su guitarra acústica y un acto final de generosidad. Canta Te veré en mis sueños. Nos lleva silenciosa pero firmemente a la noche. Aprecia la bendición del jefe.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *